Ir al contenido principal

"El club de los mentirosos" de Mary Karr


Mary vive en una ciudad del este de Texas cuya mayor riqueza es el petróleo. La industria petrolífera define el modo de vida, influye en sus personajes y en el aire entero del lugar. Su padre bebe, tiene una hermana ciertamente atrevida, su madre pasa de un matrimonio a otro...En esta novela autobiográfica las cosas son como parecen y no hay modo de escabullirse de la forma de escribir de la autora, llena de vivacidad, casi heroísmo y puntos humorísticos. Los años sesenta, en los que vivió su infancia, fueron de cambio en muchos aspectos y en la mayoría de las ciudades. Pero la infancia de Mary Karr tiene el detalle puntual de una vida conmovedora, aunque dura y casi trágica.

Ella misma explica al inicio del libro por qué adopta la forma de memorias y no de novela sin más. Con unos familiares tan estrambóticos no tenía ninguna necesidad de inventarlos. Su madre era bebedora, al igual que su padre y usaba las armas de fuego para disparar sobre sus parejas. Precisamente en la cocina de la casa estaba la huella de esos disparos, en forma de agujeros en los azulejos. Su hermana Lecia era una chica muy bravía y briosa, al estilo de Juanita Calamidad, capaz de todo y por todo. Ella misma, cuando inicia la redacción de esas especiales memorias, es madre soltera y malvive en Nueva York. Todo se conjura, pues, para lanzarse a escribir sobre lo que mejor conoce: su familia y la forma en que esta desafió a la opinión pública, vivieron sus vidas con su estilo personal y no permitieron injerencias ni críticas. O, mejor dicho, pasaron de ellas olímpicamente. 

En este sentido se trata de un libro de superación y de aceptación. Superación de las dificultades, crecimiento interior a pesar de ellas. Aceptación de su origen social, de la vida que le tocó vivir y, sobre todo, de su extraña y nada alentadora parentela. Uno no elige nada de esto, lo más que puede hacer es transformarlo en su imaginación (engañarse a uno mismo) o transformarlo en literatura, que es lo que hace la inefable Mary Karr.

Hay un detalle crucial que no puede pasarse por alto. Mary Karr era una empedernida lectora y esto la llevó a escribir. Los libros son los mejores compañeros de las infancias desgraciadas y todo lo mundo lo acepta así. Si eres una niña infeliz, hija de una familia pobre, con algún bebedor compulsivo entre tus seres más cercanos, tendrás entonces que conjurarlo todo a base de libros y de personajes que te hagan parecer más libre de lo que eres, que te hagan soñar con casas que nunca visitarás o con países que son paraísos para el amor. Así Mary Karr se alió con sus propios lectores, niños de familias tristes convertidos en adultos decentes, que entendieron el poder terapéutico de la palabra, de la lectura y la escritura, para llegar a construirse sin el peso terrible del pasado y de la herencia. 

Por eso, a pesar de todo, la mirada que lanza Mary sobre su vida no es amarga, sino irónica; no es iracunda, sino comprensiva; no es lastimera, sino risueña. El sentido del humor y saber que cada uno tiene que aceptar de donde viene y de quiénes procede, sirve para construir estas memorias satíricas, mordaces, terribles en algunos aspectos pero siempre dulces, divertidas y llenas de sal y pimienta. 

Breve biografía de la autora según la editorial: 
Nació en Groves (Texas, Estados Unidos) en 1955, y desencadenó una revolución con su obra El club de los mentirosos, que fue uno de los libros más vendidos durante un año entero según el New York Times, y mejor libro del año para The New York Times Book Review, The New Yorker, People y Time. Karr ha ganado el Whiting Award, el Radcliffe’s Bunting Fellowship y dos premios Pushcart. Además, ha recibido una beca Guggenheim. Entre sus obras destacan The Art of Memoir, las memorias Lit y Cherry y poemarios como Sinners Welcome, Viper Rum o The Devil’s Tour. Actualmente es profesora de Literatura en la Universidad de Siracusa y vive en Nueva York.

Ficha del libro:
Autor/es: Mary Karr
Traducción: Regina López Muñoz
Epílogo: Lena Dunham
Coedición  de Editorial Periférica y Editorial Erratanaturae
Fecha de publicación: 02/10/2017
Formato: 14 x 21,5
Páginas: 520
PVP: 23,00 €

ISBN: 978-84-16291-53-3

(Esta es la tercera novela que surge de la colaboración de Periférica y Errata naturae después de Tú no eres como otras madres de Angelika Schrobsdorff y Regreso a Berlín de Verna Carlton) 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes