Ir al contenido principal

"Cuéntaselo a otra" de Isabel Keats

Daniel, el marido de Inés, la ha engañado con otra, una chica que trabaja con él. Eso ha sumido a Inés en un enorme desconcierto y, por supuesto, la mantiene casi un año comiendo chocolate y sin salir de su asombro. El dolor se une al afán de supervivencia y por eso traza un plan. Ese plan no ha de conocerlo nadie, excepto su querida mejor amiga Silvia. Ni su madre, ni su hermana Marisa, a las que, por otro lado, está tan unidas. 

De modo que aquí tenemos a Inés disfrazada de portera de finca en pleno barrio de Salamanca. El disfraz de Inés no es que digamos de la KGB pero sirve para el caso. ¿Cómo una economista brillante se acomoda a vivir en una portería mínima, oscura y sin comodidad? Ah, porque necesita cambiar de vida urgentemente. Y no se va a Nueva York, no, donde los pisos están carísimos, sino a esta zona de Madrid tan cool y tan chic. 

En el edificio de marras hay vecinos ciertamente raros, pero se llevan la palma el del cuarto B (a saber si no es un asesino descuartizador de tomo y lomo) y la del tercero B, una antigua súper vedette, estrellísima del cine, que conoce a todo el mundo y que guarda todavía esencias dispuestas a ser derramadas en cualquier producción cinematográfica. Además de ellos mira tú por donde en el sexto piso está el doctor Enrique Echevarría y su hija Blanca, deliciosa adolescente que no tiene nada que ver con las insoportables chicas de estas edades. Un amigo de Silvia, Fran, algo raro y con rastas a lo brasileño, forma el conjunto que la autora del libro mueve a su antojo para que la historia se construya. 

A partir de este damero podemos hacernos algunas interrogantes: ¿Conseguirá Inés olvidar a su exmarido? ¿Logrará escribir esa novela policíaca a la que dedica tiempo y desvelos? ¿Hallará Fran su media naranja? ¿Lo conseguirá Silvia? ¿Volverá al cine Sasha Montagut, la vecina del tercero? ¿Descubrirán todos el misterio del vecino del cuarto B? ¿Habrá amor, habrá sexo, habrá pasión....?

Entenderéis que no puedo hacer spoiler aunque algo os adelanto: las cosas acaban bien y, como en las novelas de Jane Austen hay más de una boda. Por supuesto que algunos malentendidos se aclaran y que no todo es como parece. El cuento de Cenicienta y de la portera que se transmutó una noche en guapísima mujer también se dilucida como debe ser. Y, como resumen, los buenos, que son casi todos, tienen su recompensa. A saber qué vida le espera al pobre Daniel, del que ya ni nos acordamos. 

Isabel Keats, que se define como escritora de novelas románticas, hace aquí un entretenido juego en el que hay momentos de risa y otros momentos de pasión bastante bien contada. Y eso que el sexo tiene mala prensa en las novelas, porque casi siempre se cuenta mal y se insinúa peor. Pero la noche maravillosa que pasan Enrique e Inés (oh, esto sí es spoiler) se narra con tino, acierto y su pizca de erotismo, que para eso estamos ante una novela de amor. 

Ya sé que las novelas de amor o románticas tienen mala prensa entre ciertos sectores. Parecería que un lector experimentado no podría reparar en ellas. Sin embargo, rompo aquí una lanza por este género. Me considero una lectora de las más lectoras que conozco (podéis repasar mi blog e intentar llevarme la contraria) y, además, una mujer demasiado trascendente e intensa para la mayoría de las cosas. Pero defiendo la novela ligera, limpia, liviana, sencilla, con encanto y con personajes adorables como esta. Bien escrita, por supuesto, porque en caso contrario no podía leerse. Pero sin pretensiones o con una pretensión bien excelsa: entretenernos, hacernos felices. Y hay tardes y horas de la vida en las que estas lecturas son maná caído del cielo, agua para las plantas y una gota de sol en el agua fría, como diría la mismísima Françoise Sagan

Recomendada. Seguiré leyendo a Isabel Keats. Y hablaré de ella con mis amigas lectoras. 

Reseña de la autora

Isabel Keats es el seudónimo tras el que se oculta una licenciada en Publicidad madrileña Belén Solesio López-Bosch, autora de novela romántica contemporánea, residente en Madrid, madre de tres hijos. Hace muy pocos años empezó a escribir sus propias historias y varios de sus relatos han sido publicados, tanto en papel como en digital. Escribir, hoy por hoy, es lo que más le divierte y espera poder seguir haciéndolo durante mucho tiempo.

Sitio web oficial: http://isabelkeats.blogspot.com.es

Premios: 

PREMIOS

2015

Te quiero, baby
Premio Dama Mejor Novela Romántica Contemporánea

2013

Empezar de Nuevo
Ganadora Premio digital HQÑ de Harlequin

Abraza mi oscuridad
Premios Rosa RomanTica's
Mejor Romance Paranormal Nacional

Abraza mi oscuridad
Premios Amor Fú
Mejor Novela Romántica de Suspense

Vacaciones al amor
Premios RNR
3ª Finalista Mejor Comedia Romántica

2012

Abraza mi oscuridad
Finalista III Certamen de Novela Romántica Vergara-RNR

2011

El protector
Finalista Primer Premio de Relato Corto Harlequin


Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes