Ir al contenido principal

"Asesinato en el Orient Express" de Agatha Christie


Los agathistas sabemos que Asesinato en el Orient Express no es la mejor de sus novelas ni tampoco la que muestra mejor el estilo de la escritora. Sin embargo, las versiones cinematográficas se suceden y algunas de ellas gastan dólares por todo lo alto. Como la última, la que ha dirigido en este año de 2017 Kenneth Branagh, genial actor y meritorio director, recitador de Shakespeare, exmarido de la grandísima Elinor Dashwood, perdón, Emma Thompson. 

Las críticas, en esta ocasión, han sido contradictorias. Y hay que decir, para ser exactos, que ninguna de las versiones de novelas de Agatha Christie ha sido capaz de trasladar mínimamente ni la intención elegante, ni el detalle minucioso pero no estereotipado, ni el sabor de los personajes que inventó la genial escritora. Con una honrosa excepción: la versión de Testigo de Cargo, un relato que Billy Wilder llevó a la pantalla en 1957, con guión de él mismo y un elenco de actores y actrices de primerísima fila: Tyrone Power,  Marlene Dietrich,  Charles Laughton,  Elsa Lanchester,  John Williams, Una O'Connor,  Henry Daniel,  Norma Varden,  Torin Thatcher,  Ian Wolfe, Francis Compton. 


Testigo de cargo es un drama judicial cuya trama esconde un juego de espejos, de apariencias, de errores que, a simple vista, no pueden apreciarse. El casting no podía ser más adecuado ni el enfoque de la película más lógico si se quería transmitir la esencia del texto. 

Por su parte, Asesinato en el Orient Express un juego de malabares, un thriller rocambolesco e itinerante, en el que el pasado está tan presente como si no hubiera transcurrido el tiempo. Una venganza colectiva, dando así lugar al primer crimen de Christie en el que los autores son varias personas. La claustrofobia de estar en un tren en medio de una nevada (por tanto, detenido y sin poder apurar los tiempos que todos habían previsto) añade tensión al libro y genera una particular atmósfera. Sin embargo, ninguna de sus versiones fílmicas ha logrado captarla y transmitirla. 

El problema está en que en las versiones cinematográficas o en las series de televisión, predominan el cartón piedra,  el amaneramiento y un detallismo que resulta absurdo. Los personajes se estilizan hasta convertirlos en autómatas y todo parece teatral. Incluso si fuera una obra de teatro resultaría estereotipada. No basta, por tanto, con respetar la letra si no se respeta el espíritu. 

La lectura del libro, cuando es la primera vez y aún no sabes quién es el asesino, te deja una sensación amarga, como si se escapara algo. La alusión a hechos del pasado es truculenta y tiene olor a periódico de sucesos. Sin embargo, el desfile de personajes es demasiado largo y quizá es lo que nos hace trastabillar, dudar de hasta qué punto estamos ante un crimen real o ante el simulacro de un crimen. 


Kenneth Branagh,  Penélope Cruz,  Willem Dafoe,  Judi Dench,  Johnny Depp, Michelle Pfeiffer,  Daisy Ridley,  Josh Gad,  Derek Jacobi,  Leslie Odom Jr., Lucy Boynton,  Sergei Polunin,  Tom Bateman,  Olivia Colman,  Miranda Raison, Chico Kenzari,  Manuel García-Rulfo intentan hacernos creíble la historia, este crimen itinerante en el que la aparente frialdad con la que se comete el asesinato oculta, en realidad, un laberinto de pasiones sin cerrar. 

Porque el crimen no es sino el telón que culmina otros crímenes, directos o indirectos, anteriores. Es esta sensación de justicia a largo plazo, o de venganza, lo que produce escalofríos y lo que debería transmitirse a los espectadores para ser justos con el argumento del libro. La gran duda es, siempre que se lleva a la pantalla un libro de Christie, si Poirot estará o no acertado. Y eso es algo de vital importancia. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes