Ir al contenido principal

O´Brien, Strout, Oates, Cusk. Atwood y Karr. Otoño de libros


Si este otoño tu corazón necesita sosiego, paz y olvido, recuerda que los libros contienen la pócima exacta para lanzarte adelante, con esa energía que pierdes cuando caes por la pendiente de lo inútil. Así lo contaba yo a una amiga que sufre este tiempo del mal de gastar sus mejores emociones en alguien que no merecería ni un minuto de su tiempo. Libros para curar, para vivir la vida y para disfrutar. 

Como esta novela autobiográfica de Edna O´Brien, la escritora irlandesa a la que leí su trilogía de Kate y Baba (Las chicas de campo, La chica de ojos verdes y Chicas felizmente casadas) y Las sillitas rojas. 

La Irlanda rural es el paraíso de sus primeros años y aquí aparecen en todo su brillo, esa manera especial en que los hombres tranquilos y las pelirrojas conforman el universo de una tierra calma pero no exenta de tempestades. Edna O´Brien publicó este libro en 1970 pero ahora lo ha recuperado la editorial Errata Naturae. 

Tampoco debes perderte la segunda parte de A contraluz, el libro de Rachel Cusk que comentamos por aquí y que saldrá en Octubre. Se titula Tránsito y lo publica Libros del Asteroide. O la obra de Zadie Smith que publicará Salamandra en noviembre, Tiempos de swing. Antes de eso, Alfaguara te hará llegar lo último de Joyce Carol Oates, El libro de los mártires americanos, que saldrá a primeros de octubre. Y Salamandra recuperará un clásico de Margaret Atwood, Alias Grace, asimismo en octubre. 


No sé qué piensas tú pero a mí me han encantado las dos novelas que las editoriales Periférica y Errata Naturae han publicado conjuntamente. Primero, Tú no eres como otras madres de Angelika Schrobsdorff y luego Regreso a Berlín, de Verna B. Carleton. El primero fue considerado por el gremio de libreros de Madrid como el libro del año en 2016. 

Pues ahora ambas editoriales vuelven a asociarse y  hacen lo propio con El club de los mentirosos cuya autora es Mary Karr. Se trata de una autobiografía en la que aparecen el padre de la autora, muy aficionado a la bebida, su loca hermana y, sobre todo, una madre muy distinta a todas las demás. La vida en los años sesenta plasmada de una manera única. 

Elizabeth Strout vuelve a ponerse a nuestro alcance gracias a Duomo Editorial. La magnífica escritora, de quien he leído recientemente Amy e Isabelle y el año pasado Me llamo Lucy Barton, sale ahora con un libro de cuentos que estoy esperando con verdadero interés. El estilo literario de Strout es inconfundible, espléndido. 


Resulta extraordinario como puede combinar con tanta magia la descripción de caracteres, con la acción y el telón de fondo. 

Hay otra autora de interés que la editorial Errata Naturae ya nos dio a conocer y que ahora rescata. Se trata de Lidia Chukovskaya, rusa, crítica literaria, poeta y narradora. Leí de ella Sofía Petrovna y me resultó impresionante. Ahora, en el próximo noviembre, se publicará Inmersión

Además de estos libros espero las novedades de otras editoriales a las que sigo: Acantilado, Impedimenta, Funambulista, Renacimiento, Siruela, Atalanta, Armaenia, entre otras. 

Resulta un clásico de los primeros días de cada otoño recorrer librerías, blogs y páginas webs para detectar aquello que puede convertirse en un libro que te va a gustar. La forma en la que ese libro llega hasta aquí y llama tu atención es todo un misterio, una especie de milagro inexplicable. Pero no es necesario aclararlo, basta simplemente con dejarse llevar y comenzar a leerlo. Es verdad que a veces tu intuición te hace equivocarte, pero no es cosa de preocuparse demasiado. También (y esto va a mi querida amiga aquejada de mal de amores) se equivoca una con las personas y entrega su corazón a quien no puede apreciarlo ni entenderlo ni amarlo, así que tampoco ocurre nada porque un libro no nos guste y lo dejemos a las primeras páginas en un rincón de la estantería que nunca más vamos a frecuentar.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes