Ir al contenido principal

"Mujeres que compran flores" de Vanessa Monfort


Están de moda las novelitas románticas, dicho sea sin ánimo peyorativo. Las hay dirigidas a jovencitas, algunas de las cuales hacen furor entre ellas e incluso puede que se escriban a modo de adaptaciones de clásicos. Esto es lo que ocurre, por ejemplo, con Orgullo y Prejuicio de Jane Austen, que se reescribe en todos los tonos y ambientes posibles. Un Darcy no es poca cosa. 

Luego están las novelas como estas, que hablan de mujeres y que leen, básicamente, mujeres. Son novelas con un mensaje positivo, de superación, de búsqueda de la felicidad, de logro de retos. Son novelas que no hacen daño y que, quizá, por un momento, tras leerlas, te dejan el espejismo de que un mundo mejor es posible. Cosa que, desgraciadamente, se evapora en cuanto sales a la calle y aspiras el aire viciado o limpio de la ciudad o el campo. 

Pero está bien que haya de todo y no ha de ser la reflexión sesuda la única que ocupe las estanterías de las librerías o las mesas expositoras de los grandes almacenes. Hay un condición sin la cual no se puede leer ningún libro, esto es, que esté correctamente escrito y esta suele ser la piedra de toque de estas obras (y de muchas otras con tramas más peliagudas, hay que decirlo). Ese es el problema y esa la falta de credibilidad de muchas de ellas. Al calor de este nuevo romanticismo urbano ha surgido un importante número de escritoras, algunas provenientes del periodismo o de la televisión, que publican historias intercambiables. Puede uno atribuirlas sin criterio a tal o cual, porque no se distinguen entre sí, no tienen, por así decirlo, voluntad de estilo propio. Son novelas de consumo y pare usted de contar. 

Una de ellas es esta de Vanessa Monfort (Barcelona, 1975), que lleva ya unos cuantos premios y tiene consideración entre este panorama que citamos. El Ingrediente Secreto (Premio Ateneo Joven de Sevilla 2006), Mitología de Nueva York (Premio Ateneo de Sevilla, 2010) y La leyenda de la isla sin voz (Plaza y Janés en 2014. Premio Ciudad de Zaragoza. “Mejor novela histórica publicada en 2014”), un éxito de crítica editado ya en varios países y Mujeres que compran flores (Plaza y Janés, 2016) que en sólo 5 meses alcanzó la 7ª edición en España y se lanzó en varios países.


Mujeres que compran flores cuenta la historia de Marina que se ha quedado viuda hace poco y tiene que lidiar con una vida que compartía con alguien antes de ahora. Esa ausencia tiene rastro en cada uno de los momentos que vive y por eso no sabe qué hacer. En un momento dado conoce a Olivia, que es la dueña de una floristería. La floristería de Olivia es algo mágica y se llama El jardín del Ángel. Allí, ayudando a Olivia, podrá conocer a otras mujeres, muy diferentes a ellas pero que son un poco los arquetipos femeninos que todos conocemos o creemos conocer. Por ejemplo, Cassandra, una obsesa del trabajo. O por ejemplo Aurora, una sufridora por amor, artista por más señas, sacrificada y absolutamente ciega a la forma en que su novio la utiliza. Y también Victoria, una mujer muy familiar y entregada, una mártir de la vida doméstica que necesitaría unas alas enormes para dar algún salto. 

Como vemos, nada nuevo bajo el sol. El relato de la historia se desliza correctamente pero también, ay, previsiblemente. Muchos adverbios acabados en mente, ya lo sé, pero es que la lectura del libro no te eleva a las cumbres literarias sino que te sitúa a ras de tierra, en una ventana de una cafetería mientras te tomas un café y contemplas la lluvia y las chicas con paraguas que cruzan la calle. Sin más.


Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes