Ir al contenido principal

"Parece que fuera es primavera" de Concita de Gregorio


Irina Lucidi existe. Y su historia fue real. Una historia aparentemente normal, como tantas otras. Estudió su carrera de Derecho, comenzó a trabajar, conoció a un hombre, se casó, tuvo dos hijas gemelas y se separó. Lo que no entra dentro de la normalidad es lo siguiente: un fin de semana que las niñas pasaron con su padre, este se suicidó arrojándose a un tren y dejó antes una nota a su exmujer en la que le decía que las niñas no habían sufrido y que nunca las volvería a ver. 

Concita de Gregorio asume la voz de la madre y recorre los saltos que su vida da a partir de entonces, su lucha contra la burocracia, sus preguntas, el extraño silencio de los que tenían algo que ver con las niñas y también su renacer al lado de un español, Luis, un hombre de manos demasiado grandes, que le descubre Granada. Mezcla de novela, de relato de sucesos, de autobiografía apócrifa y de reflexión sobre la vida y la naturaleza de las personas, el libro se lee de un tirón y te deja el agridulce sabor de la tristeza y la alegría, como sucede con nuestra propia existencia. 

Hay un elemento inquietante en todo esto y que hace pensar. El marido de Irina, Mathias, era un hombre extraño. Desde tiempo atrás empezó a dar muestras de rarezas que llamaron la atención de Irina y para las que ella no encontraba explicación. Algún psicólogo le explicó que padecía un rigidez emocional que le impedía cualquier flexibilidad a la hora de discutir, charlar, entender o sentir. Y, sobre todo, lo que observó Irina y la decidió a dejarlo fue que no tenía compasión. 

Si un hombre no es capaz de ser compasivo con el mundo que le rodea, con las personas, con la vida en general, entonces está todo perdido. Se convierte en una máquina sin sentimientos. Esto es lo que Mathias era a los ojos de Irina. Su costumbre de llenar la casa de post-it amarillos en los que le indicaba exactamente qué debía de hacer ella con cada cosa (del tipo "abre la nevera, coge la leche y échala encima de los cereales, no al revés), le dio pistas. Pero nadie parecía entender que esto escondía algo más. Los terapeutas de pareja tampoco ayudaron. Ni siquiera suministraron datos a Irina una vez que llegó el triste desenlace. Eso sí, uno de ellos le cobró la minuta que el exmarido había dejado a deber. 

En su búsqueda de una explicación para lo sucedido, Irina, en la voz de Concita de Gregorio, utiliza fórmulas epistolares, reflexiones, recuerdos antiguos, glosarios de palabras, todo en busca de esa mínima posibilidad de que sus hijas estén vivas. Y en ese recorrido se explican muchas cosas. Los lectores podemos entrever alguna trastienda que estaba oculta pero que, todas las piezas juntas, logra acercarnos una terrible verdad. La gran virtud del libro es que nos hace llegar el estado de ánimo de Irina, ese volcán en erupción, ese dolor incontestado, esa vida incompleta, que la arrasa y la devuelve a la vida sin que entienda las razones. 

Parece que fuera es primavera. Concita de Gregorio. Anagrama. Panorama de narrativas. Traducción de Francisco J. Ramos Mena. 
Edición original Milán 2015. Giangiacomo Feltrinelli Editore. 
Fecha de esta edición Junio de 2017. 

Reseña de la autora: 

Concita de Gregorio (Pisa, 1963) es periodista, escritora, licenciada en Ciencias Políticas y gestora cultural. También es una de las fundadoras de la revista Ctxt. Ha escrito varias novelas, todas ellas recibidas con buenas críticas. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes