Ir al contenido principal

"La última palabra" de Hanif Kureishi


Hanif Kureishi es un escritor interesantísimo. Uno de esos con voz personal, estilo propio y una prosa afilada, certera, pero llena de recovecos, en la que una se puede disolver con facilidad a veces y otras veces con resquemor. Tiene cosas difíciles y otras que inquietan. Pero desde que leí su libro "Intimidad", me ganó para su causa si es que la tiene o la tuvo. 

Nacido en Londres, de origen paquistaní, en 1954, ha escrito novelas y guiones de películas, algunos de ellos tan famosos como "Mi hermosa lavandería". Esta novela "La última palabra", se publicó por Anagrama en 2014 y ha llegado ahora a mis manos, de esa forma accidental pero quizá oportuna con la que los libros que leemos se acercan a nosotros. 

La historia tiene como protagonista a un escritor de tremendo éxito que tiene setenta y tantos años y una vida azarosa, que el gran público no conoce aunque intuye. Malhumorado, cabizbajo, prepotente, seguramente misógino, narcisista desde luego, lleno de manías, imbuido de su superioridad, ha ido dejando cadáveres a lo largo de su vida. Mamoon Azam, que tal es el nombre del sujeto, ha hecho desgraciadas a muchas mujeres y está en un momento delicado. Sus finanzas no corresponden a su gloria. Así, un editor despierto y borrachín decide que lo mejor para relanzarlo y para ganar dinero con sus libros, es escribir una biografía y se la encarga a un joven, Harry Johnson, que ve en el libro su gran oportunidad. Dejar de ser uno más y convertirse en alguien imprescindible en los círculos literarios. Conjurar así la amenaza, cierta en muchas ocasiones, de dar clases en un colegio de secundaria. 

Para poder escribir ese libro Harry deberá trasladarse a vivir a la casa que Azam comparte con su última esposa, una revoltosa italiana, veinte años menor, bastante interesada y propensa a los ataques de nervios, Liana y tendrá que rebuscar entre papeles antiguos, diarios de mujeres, charlas conseguidas a contrapelo con el protagonista, de manera que los acontecimientos irán sumando datos a lo que ya está en las hemerotecas. Los hechos, como dice Harry, confirmarán o negarán sus teorías acerca del genio. 

Esa mezcla de diversión y reflexión, esa prosa llena de provocaciones, esas situaciones cómicas y trágicas a la vez, ese tono de comedia íntima, social y personal, todo eso está en el libro. Y son ingredientes que te hacen disfrutar de la lectura, que te atrapan desde el principio y que te sitúan directamente dentro de la acción. Los conoces a todos, crees conocerlos al menos y ahí estás tú, una espectadora, atónita, sorprendida, regocijada y, siempre, llena de estímulos para seguir leyendo. 


La última palabra. Hanif Kureishi. Editorial Anagrama. Panorama de narrativas. Barcelona, 2014. Traductor: Mauricio Bach. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes