Ir al contenido principal

"La chica de Kyushu" de Seicho Matsumoto


Kiriko Yanagida vive en la ciudad de K. en la isla de Kyushu, pero tiene que ir urgentemente a Tokyo a intentar que el famoso abogado penalista Kinzo Otsuka acepte defender en juicio a su hermano Masao. 

Masao Yanagida es maestro de primaria y ha tenido un percance: perdió treinta y ocho mil yenes de la recaudación de sus alumnos para un viaje escolar y no se le ocurrió otra cosa que pedirlos en préstamo a la usurera Kiku Watanabe.

Cuando ella aparece muerta en su casa, golpeada en la cara con una vara de roble, todo parece indicar que él es el culpable. Y así lo confiesa después de varios interrogatorios aunque luego, ante el juez, se desdice de esa confesión y afirma que no lo hizo y que la mujer estaba muerta cuando él llegó a su casa.

El abogado Otsuka está muy ocupado ese día. No solo porque su fama le hace dirigir un bufete lleno de casos importantes sino porque su pensamiento está puesto en su amante, Michiko, bellísima mujer que regenta un restaurante de moda en Ginza y con la que ha quedado para jugar al golf. Así pues, Kiriko Yanagida ha hecho un viaje en balde. Ni el momento es propicio ni encuentra receptividad alguna en Otsuka o en su secretario, de manera que se vuelve a su ciudad con la desazón y el miedo por el destino de su hermano. No se equivoca. Masao es condenado a muerte y muere en la cárcel antes de que se resuelva su apelación.

A partir de ahí la historia crece. Los remordimientos del famoso abogado se entrecruzan con las investigaciones del periodista de la revista Ronso, Keiichi Abe, impresionado por Kiriko cuando la conoce casualmente. Los personajes secundarios, que en el planteamiento de la novela habían aparecido en un segundo plano, se dejan ver ahora por despachos, bares y otros escenarios. La intriga crece. ¿Era culpable Masao? Si no fue él ¿quién asesinó a Watanabe?

La cuestión está en que un abogado de oficio nunca puede lograr la absolución de un posible inocente porque no tiene ni la experiencia ni los medios. Y, planteadas las cosas así, está claro que los pobres están en situación de desventaja ante la justicia. Esa es la premisa inicial sobre la que la historia se construye. No se trata, pues, de ser culpable o inocente, sino de tener suficiente dinero como para contratar a un buen abogado. Seicho Matsumoto relata en varias ocasiones los hechos. Cuenta las distintas versiones que existen sobre los mismos. Los detalla con la intención de que los lectores saquemos algunas conclusiones. De que veamos si es fuego de artificio o si hay verdad en ese relato. De que decidamos acerca de la inocencia o la culpabilidad. Lo único que sabemos del atestado es ese relato del momento de la muerte de la prestamista. No nos enteramos de la deliberación del jurado, ni de las investigaciones policiales. Es la descripción del asesinato, repetida una y otra vez, lo que capta la atención del escritor y pretende captar la nuestra.

La novela negra japonesa tiene en Seicho Matsumoto uno de sus representantes más cotizados. Este libro se publicó por vez primera en 1961 y el trasfondo social de las desigualdades tapiza el devenir de los personajes y su destino. En esta edición de Libros del Asteroide la traducción es de Marina Bornas y la edición de mayo de 2017.


Reseña del autor (Libros del Asteroide): 

Seicho Matsumoto (1909-1992) fue un prolífico escritor japonés. Nacido en la ciudad de Kotura, no recibió una educación formal, empezó a trabajar como periodista en Asahi, uno de los periódicos más importantes de Japón. Comenzó a publicar cuando ya tenía más de cuarenta años, pero su carrera literaria no despegó hasta su segundo libro, cuando recibió el premio Akutagawa por Historia del diario de Kokura (Aru Kokura-nikki den). El expreso de Tokio se publicó por entregas en una revista en 1958 y obtuvo un éxito inmediato, su reedición en forma de libro lo convirtió en uno de los mayores best sellers de la posguerra japonesa. Matsumoto recibió alguno de los más prestigiosos premios literarios de su país y está considerado como uno de los principales escritores japoneses de novela negra. Entre su obra destacan: La voz (Koe, 1955) El expreso de Tokio (Ten to sen, 1958; Libros del Asteroide, 2014), El inspector Imanishi investiga (Suna no utsuwa, 1961) y La chica de Kyushu (Kiri no hata, 1961).


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes