Ir al contenido principal

Emma y los libros Austen



Las opiniones de la gente cercana a Jane Austen sobre su novela de madurez, "Emma", fueron variopintas. Su hermano Edward, al hacer el ránking de sus preferencias, la colocó detrás de “Orgullo y Prejuicio” y “Sentido y Sensibilidad” y únicamente antes de “Mansfield Park”

“Persuasión” aún no se había publicado, pues fue obra póstuma. Y tampoco "La abadía de Northanger". Su hermana Cassandra había establecido ya otro orden de preferencias. Para ella el primer lugar lo ocupaba “Mansfield Park” y le gustó “Emma” más que “Orgullo y Prejuicio”


A su sobrina Fanny no le gustó nada el libro, lo encontró insoportable, o, más bien, a la protagonista. A la madre de Jane el libro le resultó entretenido, mucho más después de la reciedumbre de “Mansfield Park”. Y también opinaron de él una amiga, la señorita Sharp, de oficio institutriz, que adoraba “Orgullo y Prejuicio” pero que consideró a “Emma” como un buen libro con un personaje maravilloso, el señor Knightley, claro. A otra de las amigas, Alethea Bigg, el libro no le gustó nada y las mujeres del mismo tampoco. La observación de la señorita Sharp acerca de la incongruencia que suponía que una persona tan anodina como Jane Fairfax fuera capaz de prometerse en secreto, quedó sin respuesta.

Con respecto al personaje protagonista, Emma Woodhouse, ya había advertido la propia escritor antes de crearlo que estaba segura de que no le iba a gustar a casi nadie. Parecía divertirle este hecho, esta invención de una heroína contracorriente, sin la popularidad unánime de la que, entre su entorno cercano, disfrutaba Elizabeth Bennet. La pugna Elizabeth-Emma continúa a día de hoy, pues son las mujeres más atractivas de su universo, con permiso, claro está, de las hermanas Dashwood


Las opiniones entre los vecinos de parroquia de Jane no fueron positivas. La mayoría de los que lo leyeron no estaban de acuerdo con algunos personajes o con detalles de la trama. Los hubo quienes pusieron el grito en el cielo con determinadas escenas y por ese lado no pudo encontrar la autora muchas satisfacciones. Sorprende pensar cómo esta crítica cercana era tan contundente o más que la externa. Y no sabemos, desde luego, de qué forma la tomaría ella. Indiferencia, preocupación, respeto, quién lo sabe.

Las mayores reservas profesionales vinieron del editor John Murray. Tras leer el libro lo envió a Sir Walter Scott y le pidió, de una forma bastante poco adecuada, que escribiera sobre él: 
“¿Le apetece escribir deprisa un artículo sobre “Emma”? Le falta acción y romance ¿no es cierto?” 


Efectivamente, a toda prisa escribió Scott una breve reseña para salir del paso. Pensar en cuántos de estos escritores-críticos-editores han despreciado una obra por no pararse a pensar en ella o en leerla con atención o por prejuicios inoculados por perversos tipos con levita, resulta abrumador y preocupante. Pero así era y así es.

Esa crítica liviana, sin apenas consistencia, de entonces, cambió cuando, a los diez años de morir Jane Austen, volvió Scott a hablar de ella y de su obra: 

“El talento de esa joven para describir las relaciones, los sentimientos y los personajes de la vida corriente es, para mí, lo más maravilloso que he conocido. Los brochazos de las grandes escenas clamorosas puedo darlos yo mismo, como cualquier otro, pero la pincelada exquisita que hace interesantes las cosas y los seres más comunes, gracias a la autenticidad de la descripción y del sentimiento, me ha sido negada”.


Posteriormente, la obra de Jane Austen ha pasado por etapas de olvido y de resurgimiento. Su tardanza en ser publicada en algunos países y el escaso interés que, durante muchos años, tuvo la novela considerada romántica, aunque sin motivo, determinó que se relegara a determinadas estanterías exclusivamente femeninas. El resurgir ha sido esplendoroso, aunque no exento de trivialidad. 

No obstante, es evidente que hoy estamos en el mejor momento posible para entender en toda su magnitud el fenómeno Austen y el sentido de “Emma” en el conjunto de su obra. 

(Todas las imágenes pertenecen a la película "Emma") 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes