Ir al contenido principal

"Buenos días, guapa" de Maxie Wander


El género de la entrevista puede convertirse en un relato apasionante si sigue determinadas reglas, esto es, que el entrevistado tenga cosas que decir y que el entrevistador las escuche. Esa actitud de escucha es la que distingue este libro y la que adopta Maxie Wander (1933-1977) ante las diecinueve mujeres cuyas voces forman este libro coral. En principio, el encargo de hacerlo había recaído en su marido, Fred Wander, al que había conocido en un acto del Partido Comunista en 1952 y con el que se casó en cuanto él obtuvo el divorcio unos años más tarde. 

Ella había nacido en Viena en 1933 con el nombre de Elfrieda Brunner, que cambió cuando se convirtió en escritora. Su familia era tan comunista como humilde. Sin formación, Maxie comenzó a trabajar en una fábrica pero a raíz de conocer a Fred, superviviente de los campos de concentración nazis en su condición de judío vienés, comienza otro tipo de vida, escribiendo reportajes y entrevistas, recorriendo Alemania y otros lugares de Europa y ganándose la vida también como fotógrafos. 


Fue a raíz del éxito obtenido con su libro "El séptimo pozo", de 1971, con el que Fred consiguió el Premio Heinrich Mann, cuando la editorial Der Morgen le encarga un reportaje sobre las mujeres en la RDA. Sin embargo él delega con buen criterio este proyecto en su esposa y Maxie se vuelca con este trabajo que se le antoja apasionante y hecho para ella. 

Así se suceden horas de grabaciones que se transcriben a cientos de páginas. Al final se publicarán las palabras, convertidas en literatura y aderezadas de una estructura personal por la autora, de diecinueve mujeres anónimas. Ni los nombres ni los datos trascendieron en la publicación original y solo aparecen cuando se publica para occidente. Las voces desinhibidas, frescas y naturales de las mujeres entrevistas hablan tanto de lo que son, de lo que hacen y viven como de lo que sueñan, de lo que desean y de lo que les falta. 

Diversas, incomplacientes, las mujeres de Buenos días, guapa exhiben su arrojo y su autenticidad frente al gregarismo: lo hacen confiándose en el diálogo y en la alquimia solícita de su lenguaje. Ibon Zubiaur, en el prólogo. 

No he usado el dramatismo externo ni la sintonía personal. Cualquier vida me parece suficientemente interesante para ser comunicada a otros. No he aspirado a una muestra representativa. Lo decisivo para mí era si una mujer tenía las ganas o el valor de contar cosas de sí misma. Maxie Wander. Nota preliminar. 


Entre las diecinueve mujeres que desgranan sus vivencias, esperanzas, sueños, desilusiones y frustraciones, abarcando todos los temas posibles incluso los más escabrosos, está Margot (Mandrágora o la vida no vivida. Cuarenta y seis años, científica, dos hijos, casada); Julia (Visitando a Goethe. Noventa y dos años, dos hijas, varios nietos); Ruth (Esperando el milagro. Veintidós años, camarera, un hijo, soltera); Doris (Soy alguien. Treinta años, maestra de primaria, un hijo, casada)...

Maxie Wander ofrece a las mujeres de los años setenta de la RDA la posibilidad de ser escuchadas. Ella misma se convierte en receptora de esas confidencias que, cuando se publicaron en las dos Alemanias, se convirtieron en libro de culto y otorgaron visibilidad a las mujeres más allá de las convenciones publicitarias. Lo importante del libro son las mujeres, qué son y qué quieren ser. Así lo entendieron los lectores y por eso el libro mantiene su interés con el paso de los años, pues los universales principios en los que se sustenta la psicología femenina y el papel de la mujer en la sociedad está siempre abriendo nuevas brechas y nuevas carreteras para poder transitar. 

Buenos días, guapa. Maxie Wander. Editorial errata naturae. Traducción, prólogo y notas de Ibon Zubiaur. Primera edición febrero 2017. Título original: Guten Morgen, du Schöne. Epílogo de Christa Wolf. 
Fotografías del texto: Maxie Wander

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes