Ir al contenido principal

"Personal shopper" de Olivier Assayas


(Cartel de la película para el Festival de Cannes)

Personal shopper es una película francesa, rodada en inglés, escrita y dirigida por Olivier Assayas (París, 1955). Assayas es director, guionista y crítico de cine, sobre todo en la prestigiosa Cahiers du Cinéma. La película se estrenó en 2016 y logró el premio al mejor director en el Festival de Cannes de ese año. 

Personal shopper puede definirse como una película de fantasmas, de espiritismo o de miedo, pero es bastante más y bastante diferente a eso. Presenta la comparación absurda entre el trabajo de la protagonista, Maureen, que es personal shopper de una celebridad, y su necesidad de desconectar de la presencia de su hermano gemelo muerto. Espiritualidad y frivolidad son, pues, los dos elementos que conectan la trama. Mientras ella recibe en su interior los mensajes de la gente que ya no está a su lado, monta en moto o en tren, recorre la ciudad o va a Londres, visita tiendas de lujo, joyerías de primera y recoge y entrega vestidos y joyas. Un trabajo estúpido para un pensamiento profundo. 

Así podemos hallar otra lectura en la película. La necesidad de entender lo trascendente en un mundo de naderías. La doble vertiente de cualquier persona, a caballo entre el jajajajajaja y la introspección. La muerte como circunstancia que la vida moderna requiere ajustar en un sitio en el que no estorbe demasiado. La vulgaridad del lujo. El estímulo emocional que supone la verdadera sencillez. 

Los escenarios son, por ello, ambivalentes. La casa de campo, sencilla, con ventanas de madera, mesas de madera y suelo rústico, de la cuñada de Maureen, contra el piso de la celebridad, Kyra, lleno de muebles de estilo, tapizados carísimos y cuadros de firma. La vida de Kyra, entre aviones, y el traslado de Maureen en moto por la ciudad, cargada de lo que son artículos para su jefa. Elementos que se enfrentan entre sí y que nos hacen preguntarnos algunas cosas. Precisamente eso, preguntas, es lo que quiere sugerir el director, como él mismo ha contado. 


(Inquietante mirada la de Maureen-Kirsten Stewart)

Hay un elemento de modernidad en la película que me ha resultado interesante. En un momento dado, un personaje aparentemente secundario que luego tendrá papel protagonista, entabla una relación por whatsapp con la protagonista. Una relación comunicativa. Se aprecia la compulsión de ella porque no puede dejar de leer los mensajes del otro (de quien desconoce su identidad pero que parece conocerla a ella) y tampoco de responderle. Es esa atadura, que reconocemos en nosotros mismos, esa falta de huida porque la interconexión te deja a merced de otros y convierte en un verdadero reto tu búsqueda de aislamiento personal o tu deseo de romper con alguna persona que te está convirtiendo en un títere. 


(Maureen no puede dejar de interactuar con el desconocido que la sigue a través del móvil)

La película se presentó en la sección oficial del Festival de Cine de Sevilla 2016 y su director concedió una entrevista a Fotogramas en la que explica el sentido de su obra: 

Quería hablar de la tensión subyacente entre un mundo cada vez más materialista, una sociedad que ha perdido la fe, y la necesidad de encontrar en nuestra vida interior un consuelo para soportar la vida, el trabajo, la tristeza... Creo que hoy en día nos faltan palabras para definir esa vida interior a la que me refiero. El personaje de Kristen Stewart en la película vive un duelo, y se ve obligada a buscar en la espiritualidad el amparo necesario para soportar la muerte de su hermano gemelo. Creo que todos, en nuestra vida interior, podemos encontrar ese consuelo.


(Sencillez y profundidad en la interpretación de Kirsten Stewart)

El personaje central de la película, el que aparece en todas y cada una de las secuencias, es Maureen, que interpreta Kristen Stewart, una actriz que poco a poco va dando cada vez mayores muestras de talento e incluso de transformación física. Soporta primeros planos continuos y una acción que obliga a estar en permanente tensión. Belleza, estilo, sencillez, profundidad, hondura, todos esos adjetivos se le pueden adjudicar. Una interpretación perfecta, ajustada, sin histerismos pero con fuerza. 

Personal shopper. Director y guionista Olivier Assayas. 2016. Francia. 

Reparto: Kristen Stewart,  Lars Eidinger,  Nora von Waldstätten,  Anders Danielsen Lie, Pamela Betsy Cooper,  Sigrid Bouaziz,  David Bowles,  Ty Olwin,  Leo Haidar, Benoit Peverelli,  Fabrice Reeves,  Abigail Millar

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes