Ir al contenido principal

"La señora Jenny Treibel" de Theodor Fontane


Leí hace algún tiempo la que se considera obra maestra de Theodor Fontane (1819-1898): Effi Briest. De ella hizo una versión cinematográfica muy notable R. W Fassbinder en 1974. Theodor Fontane, maestro del realismo literario alemán, plasmó en ese libro las contradicciones de la sociedad moderna con respecto a las mujeres.

Las tensiones que la sociedad industrial generaron en las clases medias y la manera en que las mujeres se incrustan en ellas como si fueran apéndices y no tuvieran otra cosa que hacer que agradar es una temática recurrente en este escritor. En Effi Briest un matrimonio de conveniencia dará al traste con las posibilidades de felicidad de la protagonista. Las rígidas costumbres de la sociedad prusiana traerán, además, la desgracia a la protagonista y a su engañado marido. En este libro de ahora, La señora Jenny Treibel, vuelve a tratarse el tema de la elección entre lo que debe hacerse y lo que se desea hacer.


(Afiche de la versión para el cine de Effi Briest, por Fassbinder)

Fontane era un buen conocedor del mundo. Fue, antes de escritor de novelas, corresponsal de guerra, autor de libros de viajes, poeta, periodista y crítico teatral. Su primera novela, Antes de la tormenta, la publicó con sesenta años, cuando ya tenía una amplia experiencia de la vida y había observado los cambios sustanciales que el siglo XIX había traído a las familias y a la convivencia en general.Su visión de la naturaleza humana era muy aguda, llena de mirillas a través de las cuales oteaba no solo el exterior sino el interior de sus personajes, especialmente de las mujeres, mucho más emotivas, divertidas, dubitativas y entretenidas que los personajes masculinos que retrata.

En algunas otras novelas vuelve a tratar esa dualidad entre deber y deseo, como en La adúltera, de 1882, basada en un hecho real que terminó trágicamente; Cécile, de 1886, en la que vuelve a tratar el tema del adulterio; Errores y extravíos, de 1888; La elección del capitán von Schach, de 1883; Stine, de 1890; Irreparable, de 1891 y la póstuma Stechlin, de 1897. Su estilo literario es irónico, y a veces, también implacable. En realidad su mirada es tan crítica que nos cuesta discernir aquello que él mismo piensa. Se esconde, podíamos decir, tras sus propios personajes.


(Fotograma de la versión cinematográfica de Effi Briest)

La protagonista de La señora Jenny Treibel no es Jenny Treibel sino Corinna Schmidt. Corinna es hija de un profesor de instituto muy amante de la poesía, de temperamento estrafalario y que siempre estuvo enamorado de, ella sí, Jenny Treibel. Sin embargo, a la hora de elegir marido, Jenny Treibel prefirió casarse con alguien que le iba a proporcionar una vida más regalada y mayores posibilidades de ascenso social. Por eso se casó con un industrial acaudalado aunque sigue frecuentando al profesor y a su familia.

En el libro, Corinna se enfrenta a un dilema, el mismo dilema que viven muchos de los personajes femeninos de Fontane: casarse con un hombre que le gusta aunque es de posición inferior, como Marcell Wedderkopp, su primo; o hacerlo con un futuro hombre rico, como Leopold, el hijo menor de Jenny Treibel. El hijo mayor, Otto, ya está casado con Helene, y en el libro se establece un curioso pugilato entre la nuera y la suegra, algo que el fino sentido del humor de este escritor define muy acertadamente. Un pugilato que tendrá consecuencias en toda la trama, advierto. La historia se repite, podríamos decir. Y con ello emplazamos a Jenny Treibel a posicionarse después de muchos años de matrimonio con un hombre sensato, próspero y no con un extravagante poeta con personalidad propia. ¿Volvería a hacer lo mismo si estuviera en el lugar de Corinna? Una conversación que ambas mantienen al principio del libro nos hace reflexionar sobre ello y nos crea serias dudas.

Sin embargo, la decisión de Jenny Treibel al respecto de con quien ha de casarse su amado hijo no estará condicionada por los sentimientos. Contra lo que pueda parecer, Fontane describe a una mujer práctica, una mujer que, en su día, ya optó por la seguridad económica y el prestigio social, algo que sabe muy bien su amor desdeñado, el padre de Corinna.

Y es este, precisamente, el que asegura al desesperado Marcell que la señora Jenny Treibel jamás aprobará el matrimonio de su hija con una muchacha sin posibles. "Es una persona peligrosa, tanto más cuanto que no lo sabe bien ella misma y se cree de verdad que es puro sentimiento y, sobre todo, que ama "lo sublime". Pero lo único que ella ama es lo que tiene peso, lo que inclina la balanza y devenga intereses, y por mucho menos de medio millón no suelta a Leopold, venga de donde venga ese medio millón". He aquí, por tanto, que el señor Schmitd, no se hace ilusiones acerca del carácter de la mujer que amó. Maravilloso síntoma de cordura, a pesar de que se le achacan al viejo profesor veleidades poéticas constantes. El final del libro, que no desvelaré, es delicioso y coherente. Y las descripciones de los actos sociales, las cenas, los carruajes, las casas....más propias de un libro escrito por una mujer que por un hombre. Pero ese es el encanto de Fontane, que lo escudriña todo.

La cuestión, por tanto, no está solo en elegir marido, sino en el peso que el dinero, el poder, la vida social, tiene en las elecciones personales. Y en el modo en que las vidas soportan un plus de hipocresía y de sometimiento a las normas, de manera que los que se quedan fuera no tienen sitio en la sociedad. Y los ascensores sociales ya existían y todo el mundo quería tener un lugar bajo el sol. La nueva nobleza de la madera y el carbón exigía un sitio y mantenerlo cuesta. Estas son las preocupaciones de Fontane y los temas principales de sus novelas.

La biografía de Theodor Fontane es un mosaico lleno de datos interesantes. Hijo de emigrantes franceses tuvo una educación muy irregular y nada humanística, algo que él echó siempre de menos. Fue ayudante de farmacia durante varios años y vivió en Inglaterra entre 1855 y 1859, llegando a dirigir allí un periódico. El periodismo es la forma en la que se acercó a la literatura y también la poesía, llegando a recopilar un buen número de Baladas en un volumen de 1861. En el año 1870 fue detenido como espía y preso durante unos meses hasta que intervino el propio Bismarck para que pudiera quedar en libertad.

La señora Jenny Treibel. Theodor Fontane. Traducción de Carmen Gauger. Contraseña Editorial. Primera edición noviembre 2012. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes