Ir al contenido principal

"Frantz" de François Ozon. Un dolor de ida y vuelta.


La publicidad de la película dice que es una "obra maestra" y no anda desencaminada. Es una película distinta. Con una historia potente y unas interpretaciones tan exactas que no admiten crítica. Es una película emotiva, pero no sentimentaloide. Una película basada en hechos reales de los que, sin embargo, no tenemos noticia cierta. Porque tuvieron que ser muchas historias las que se enhebraron al hilo de la Primera Guerra Mundial y de otras guerras. La guerra es muy cinematográfica y, en este caso, el año 1919, la postguerra que convierte en recelosos a los franceses y a los alemanes, es el momento cronológico en el que se encuentran personas que, en otras circunstancias, nunca se hubieran conocido. Anna, la prometida del soldado muerto Frantz. Adrien, el supuesto amigo francés que va al pequeño pueblo natal de Frantz para conocer a sus padres y visitar su tumba. Una tumba vacía en la que hay flores frescas pero en la que no hay cadáver. 

El destino de Anna era dedicar sus días a cuidar a sus suegros, con los que vive, y a cuidar la tumba de Frantz, a velar su recuerdo, limpiar el polvo de su violín, recordar su mirada, añorar lo que no pudo tener con él, releer sus cartas...Pero la llegada de Adrien, desafiando el ambiente anti-francés que se respira en el pueblo, hace que las cosas adquieran otro color. El secreto que guarda y que se descubre en el tramo final de la película no decidirá el desenlace pues, al relato, le quedan sorpresas hasta el final, hasta la última escena. No se trata, pues, de un argumento previsible, sino todo lo contrario. Es una novedad a cada paso. Anna es el hilo conductor. Su dolor refleja el de los padres de su prometido. Su luto, el de los padres de todos los caídos. Su relación con Adrien, su mutuo conocimiento, un símbolo de que pueden perdonarse los errores, aún los fatales. 

La música representa aquí lo mejor de los sentimientos. El violín que tocan Adrien y Frantz, el piano de Anna, también la voz de Fanny, que aparece en las últimas escenas, de forma sorprendente, tanto en su persona como en su papel. La dureza de la madre de Adrien contrasta con la liviana serenidad de la madre de Frantz. Cara y cruz de una moneda. Muertos que se cruzan de un bando a otro. Sentimientos que tienen razón de ser en el contexto y que, fuera de él, no se comprenden. El giro final, la decisión de Anna, podíamos decir, es una llamada a la vida. Todo lo contrario de una renuncia. No quiere ser una más de las mujeres vestidas de negro que visitan tumbas. Antes de eso, mejor admirar un cuadro en el museo del Louvre. 

Ficha técnica:

Frantz es una película francesa estrenada en el año 2016. Dirigida por François Ozon, tiene un guión a cargo del propio Ozon, Philippe Piazzo y Ernst Lubitsch (film original), ya que se trata de un remake. La música es de Philippe Rombi, la fotografía de Pascal Marti. 

Reparto
Paula Beer,  Pierre Niney,  Johann von Bülow,  Marie Gruber,  Ernst Stötzner, Cyrielle Clair,  Alice de Lencquesaing,  Anton von Lucke.



Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes