Ir al contenido principal

Día del Libro 2017 ¿Qué leer?

Este año de 2017 se celebra el bicentenario de la muerte de Jane Austen (1775-1817) así que no podría recomendar nada mejor ni más cercano que sus libros para celebrar esta efemérides, la más adecuada del año, la que siempre ofrece la ocasión de ser felices. El Día del Libro puede traerte sorpresas que no imaginas. Puedes encontrar una obra que se convierta en el libro más querido por ti. Puedes hallar a gente que sienta como tú al leer un libro. Cuando leí el primer libro de Austen no podía imaginar que, tras ese acto tan sencillo, vendrían toda suerte de venturas literarias y personales, la entrada a un mundo especial, creado por ella y que comparto de muchas maneras.

Es fácil quizá ahora hablar de la importancia y el valor de sus libros, porque se ha iniciado desde hace algún tiempo un camino de reconocimiento, pero todavía quedan muchos resabios de quienes la sitúan en un plano secundario. Cosas de mujeres, lectura de mujeres. Bah. 

¿Qué recomendación mejor podría hacer yo ahora, para ser consecuente con lo que pienso, que leer los libros de Jane Austen? Cada uno de ellos encierra enormes posibilidades de disfrute. Los hay para todos los gustos. En "Orgullo y Prejuicio" está el romance, el amor entendido como ese lazo que une a dos personas a pesar de las diferencias de clase, de las adversidades y los malentendidos. Salta sobre todo, sobrepasa las dudas y las perturbaciones, para convertirse en una fuente de alegría. Es el libro en el que las mujeres presentan tal cantidad de caracteres que puedes aprender de todas: la obstinación de Lydia; la serenidad de Jane; el ingenio de Elizabeth; la envidia de Caroline; el cálculo de Charlotte; la ingenuidad de Kitty; el nerviosismo de la señora Bennet; el cotilleo de la señora Philipps...Paisajes de mujer tan distintos y un señor Darcy a quien la televisión y el cine han convertido en icono de jovencitas y de mujeres en general. Pero no es Darcy todo lo que reluce. 

"Sentido y Sensibilidad" es un debate entre dos maneras de entender el mundo, las de Elinor y Marianne Dashwood. Sin embargo, quizá no son tan diferentes y presentan las dos caras de una misma moneda. Y en una mujer cualquiera están ambos, la razón y el sentimiento, íntimamente mezclados, convertidos en una sola emoción. Por su parte "La abadía de Northanger" es ironía pura. Una crítica soterrada y a veces manifiesta de las novelas que encandilaban a las jóvenes en aquel tiempo. De un romanticismo que las hacía querer convertirse en heroínas y buscar a príncipes perfectos, que, todos sabemos, no existen y si existen son tan pocos que no hay forma de pillar alguno. 

En "Mansfield Park" encontramos el drama, la pulsión entre seres que no hallan su punto de encuentro, los amantes que funcionan como líneas paralelas que no se acercan nunca. Es una obra densa, un novelón, mucho más cerca del romanticismo que el resto de sus obras. Sin embargo, "Persuasión" es una pequeña joya. A pesar de la tragedia conserva un equilibrio, una modulación en los caracteres, que nunca estalla la tormenta. Es la gran desconocida de la obra de Austen, pero merece la pena leerla con atención. Encuentras cosas que no esperarías. Y la protagonista, Anne Elliot, llega a ser una de tus favoritas a poco que la entiendas. 

Dejo para el final una novela corta que está ahora de moda por haberse rodado una película basada en ella: "Lady Susan", un ejercicio epistolar sorprendente en una persona que era tan joven cuando la escribió. Un personaje de mujer como ninguno de los que ella creó. Divertida, manipuladora, una zorra con la que hay que gastar cuidado. Y, la última que menciono, mi querida, queridísima "Emma", a la que dediqué horas y horas el año 2015, en su aniversario de publicación y que me hace pasar siempre momentos fantásticos. Una comedia romántica en su mejor esencia. En su mejor estilo. La madurez hecha libro. Austen en su plenitud. 

Leer a Jane Austen te asegura placer. Entretenimiento. Reflexión. Felicidad. Y conocerte un poco más a ti misma. Piénsalo. Como dice Daniel Pennac, y como yo misma afirmo, hay que leer para disfrutar. La lectura no es un acto obligado, sino voluntario y apasionado. Como amar o soñar. Nada mejor, entonces, que leer a Jane Austen. Con o sin Día del Libro. Pero con él también.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes