Ir al contenido principal

"Esperando a Mister Bojangles" de Olivier Bourdeaut

Este libro y su autor contienen todos los ingredientes para resultar interesante y para llenar conversaciones literarias entre lectores avezados, deseosos de descubrir materia prima, nuevos autores, temas que rompan la monotonía. De esto se trata, pues, de saltar al escenario editorial con algo que nunca antes haya sido escrito, aunque tenga reminiscencias imposibles de soslayar. Y un leit motiv en forma de éxito musical de la gran Nina Simone, la canción que suena y suena como en una noria perpetua que planeara sobre la vida del escritor y de los protagonistas de su libro. 

George y su excéntrica esposa. Su hijo, que todo lo observa. La disyuntiva entre rutina y división. La vida al límite. La búsqueda de la felicidad. La inconsciencia y también el atrevimiento. El necesario aterrizaje en la cotidianeidad. Cuentan algunos críticos que el matrimonio principal, enamorados hasta el fin, está inspirado en Francis Scott Fitzgerald y Zelda Sayre. Y que la atmósfera tiene que ver con ese inmortal Desayuno con Diamantes. Y que la rueda vertiginosa de un lenguaje irónico, quizás altivo, prometedor en todo caso, no deja de girar, al tiempo que ellos bailan. 

La vida de Bourdeaut también tiene mucho de movida expedición a no se sabía dónde. Fue un mal estudiante y un lector experimentado. Lectura, lectura y lectura. He ahí su formación. Trabajos mal pagados y exentos de poesía. 

Hasta que el paro convirtió su realidad en una encrucijada y, tras una primera novela plúmbea que nadie quiso, un viaje y una canción sirvieron de acicate, de inspiración, para esto que el lector puede leer entre las novedades de Salamandra para este 2017. El jazz, el mar, Altea, ahí surgió todo. Qué hago con mi vida. Su rumbo anterior se trastocó y una pequeña editorial, de esas que nos salvan la vida con libros que nadie publicaría, la francesa Finitude, colocó a Bourdeaut y a este libro en el mapa de la literatura. Se trata de una novela corta, de esas que condensan en pocas páginas toda una apuesta por un estilo personal, en el que la alegría se aúna con la melancolía y en la que el desenlace nos pone frente a frente a esa parte de la existencia que no siempre puede animarse con canciones, bailes o sonrisas diarias. 

El éxito de la novela ha sido tan grande que ya se habla de la adaptación al cine. Y puedo imaginármelo en forma de película. Mientras tanto, traducido a no sé cuántos idiomas, con una enorme lista de premios y de nominaciones, el autor sigue los pasos viajeros de sus personajes y presenta cara a cara a los lectores, en una gira llena de pequeños detalles sorprendentes, su obra. Un club de lectura que puede convertirlo en un galán de las letras, habida cuenta de la presencia física de este joven maduro de 36 años que ha tocado la tecla del éxito, algo que todos desean conseguir y que no está al alcance de todos. 


Esperando a Míster Bojangles. Olivier Bourdeaut. Editorial Salamandra. Febrero de 2017. Traducción del francés a cargo de José Antonio Soriano Marco. 

Título original: En attendant Bojangles
ISBN: 978-84-9838-778-0
Número de páginas: 152
Tipo de edición: Rústica con solapas
Sello editorial: Salamandra
Colección: Narrativa
PVP: 16,00 €
ISBN e-book: 978-84-15631-69-9
PVP e-book: 10,99 €


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes