Ir al contenido principal

"Felicidad familiar" de Laurie Colwin

Polly Solo-Miller es una chica casi perfecta. Hija de unos acaudalados judíos, miembro de una saga familiar en la que la abogacía es el principal medio de vida, amante cumplidora de las normas que su madre Wendy ha establecido, paciente observadora de lo que sus propios hermanos Henry el Joven y Paul han trazado como objetivo...

Polly es una mujer destinada a ser  una buena esposa y una buena madre. Eso parece pensar Henry Desmarest, de buena familia,  abogado, que terminará casándose con Polly y siendo el padre de sus dos preciosos hijos, Pete y Dee-Dee. 

Esta perfecta estructura familiar y social descansa en gran manera sobre los hombros de Polly. Su familia está acostumbrada a que todo lo haga de la forma adecuada, así que no existen fallos, no existen ranuras por las que el agua pueda colarse y reventar las tuberías de una vida acompasada y casi, casi, ideal.

Pero entonces aparece Lincoln, el hombre, un pintor bohemio, con gran talento y un enorme miedo a las relaciones largas, a la vida en común con una mujer, que se convertirá en el amante de Polly y, a la vez, en el enamorado que nunca creyó llegar a ser. La aparición de Lincoln genera un terremoto en la vida tranquila, ordenada y feliz de Polly. Y todo se convertirá en algo diferente a lo que era. Las citas familiares, el trabajo, la vida en su propia casa, la relación con su marido o sus hijos. Aflorará el sufrimiento, la duda, la infelicidad, pero, al mismo tiempo, la realidad de unos sentimientos más fuertes que nunca. En esa nueva forma de vida Polly entenderá que necesita algo que nunca ha tenido: amigos, confidentes. Y ahí estarán Martha y Mary, ninguna de las dos cercanas al círculo familiar pero, por ello mismo, dispuestas y perfectamente listas para entender a Polly y sus zozobras.


(Laurie Colwin con su hija, Rose)

La prosa de Laurie Colwin es maravillosa, limpia, acertada, llena de matices, como un dibujo a color que se va convirtiendo en un cuadro pleno de volúmenes y formas. Desgrana el cambio sufrido por la protagonista con la naturalidad que ese tipo de transformaciones lleva consigo en la vida real. Polly conduce la novela en todos sus tramos, omnipresente y también cambiante, a la vez que firme y dispuesta para la felicidad. No es amargura, sino certeza, el deseo feroz de que no se escape la vida entre las manos. No es perfección, sino lucha, intento, esa vorágine de los seres humanos por lograr asir lo que encuentra a su alrededor y sabe que va a llenarlo del líquido de la verdad. 


(Laurie Colwin en el Anuario de su Instituto)

Pocas veces una obra logra situarse tan cerca de tu propia vivencia, de tu propio corazón. Pocas veces un libro tiene el pálpito exacto del sentimiento femenino de ambivalencia entre la bondad y la búsqueda de la pasión; entre el orden y lo que debe ser y el deseo de vivir hasta el fondo. Ese pugilato que el corazón y la razón establecen en Polly es tan antiguo como el hombre. Pero no siempre se le presta la atención debida a pesar de que en esa tesitura se encuentran los sentimientos más elevados y también los más egoístas. 

Magnífico libro. Magnífica traducción. Maravillosa autora. Excelsa Laurie Colwin. Indispensable. 

Felicidad familiar. Laurie Colwin. Libros del Asteroide. 2017. Traducción de Antonio Prometeo-Moya. 



Reseña de la autora (Editorial Libros del Asteroide):

Laurie Colwin (1944-1992) fue una escritora norteamericana. Nació en Manhattan y estudió en el Bard College, la Universidad de Columbia y la Sorbonne. Brillante y cultivada, trabajó como editora y tradujo, del yidis, a Isaac Bashevis Singer. Sus muy celebradas obras le granjearon una reputación de prosista elegante y aguda, una moderna Jane Austen de la clase media-alta neoyorquina. Es autora de cinco novelas: Shine on, Bright and Dangerous Object (1975), Tantos días felices (1978), Family Happiness (1982), Goodbye without Leaving (1990) y A Big Storm Knocked It Over (1993); de tres libros de cuentos: Passion and Affect (1974), The Lone Pilgrim (1981), Another Marvelous Thing (1988); y de dos colecciones de ensayos sobre cocina –Home Cooking (1988) y More Home Cooking (1993)–, materia sobre la que escribió en distintos medios de comunicación. Murió a los cuarenta y ocho años de edad, en plena madurez creativa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes