Ir al contenido principal

"La muñeca de nieve y otros cuentos" de Nathaniel Hawthorne

La muñeca de nieve es el primero de los quince cuentos que forman este libro. La reconocida maestría de Nathaniel Hawthorne (1804-1864) en el manejo del relato corto, de la narración condensada, se ve aquí sobradamente clara y plena de los matices que configuran su estilo.

Los otros cuentos son El gran rostro de piedra, La calle Mayor, Ethan Brand, Biografía de una campana, Sílfide Etherege, Los peregrinos de Canterbury, Noticias de ayer, El hombre de piedra, El demonio en el manuscrito, John Inglefield y el día de Acción de Gracias, La antigua Ticonderoga, Las esposas de los muertos, El gamoncillo y Mi pariente, el mayor Molineux.

Aunque de temas aparentemente sencillos, cotidianos, o quizá por eso mismo, la lectura de los cuentos de Hawthorne te provoca siempre un estremecimiento, un desasosiego, una sensación de amenaza, de que algo va a ocurrir y no vas a poder evitarlo. Una especie de sombra lúcida los atenaza y esa vivencia llega a contagiarse al lector, prendido en sus palabras, en sus frases largas y redondas, en el pulcro acabado que da a sus textos.

Tres características tienen estas historias al igual que toda su literatura: una técnica muy refinada y limpia; un trasfondo psicológico acentuado y el lirismo que sobrevuela toda la narración. La crítica a la sociedad puritana de Nueva Inglaterra que tanto daño hacía a personas y comunidades, está en el telón de fondo de todo lo que escribe. Él conocía muy bien ese puritanismo pues su madre se convirtió, tras la muerte de su padre cuando él era un niño, en una sombra oscura que no salía a la calle, precisamente por la observancia de esa ideología.

Hawthorne, que era natural de Salem (Massachussets, USA), era nieto precisamente del juez que actuó en los procesos de brujería de esa ciudad en el siglo XVII. Lo que se produce en él entonces es una reacción al ambiente de su propia familia y de su círculo más cercano.

Llegó a la literatura a través del gran éxito que obtuvo La letra escarlata, publicada en 1850. El caso, basado en hechos reales de Hester Prynne, condenada por haber tenido una hija después de cometer adulterio, conmocionó a la sociedad y a los lectores. Antes de eso había publicado una colección de cuentos Musgos de una vieja rectoría (1846) y tiempo atrás, cuando todavía era inspector de aduanas, la novela, financiada por él mismo, Fanshawe, en 1828.

Cuando en 1853 asumió el cargo de Presidente de los Estados Unidos de América su amigo de la infancia Franklin Pierce, lo nombró cónsul en Liverpool y allí vivió con su esposa y sus hijos desde ese año hasta 1857. Precisamente estaba en compañía de Pierce cuando falleció en Plymouth, a los 59 años,, en 1864.


La muñeca de nieve y otros cuentos. Traducción de Marcelo Cohen. Editorial Acantilado, 2017. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes