Ir al contenido principal

"La delicadeza" de David Foenkinos

La delicadeza es un libro escrito por David Foenkinos que el mismo autor convirtió en una película estrenada en 2011. Vi la película hace algún tiempo y me pareció que discurría por ese camino suave del cine francés que no molesta y sugiere. Una marea cómoda aunque a veces inquietante y siempre prometedora. 

El libro tiene, sin embargo, más fuerza y más entretenimiento. No anda en mares despaciosos sino que tiene suficiente brío como para engancharte en una lectura continuada que termina con el the end. Es un libro para leer de un tirón y que no te decepciona. 

Nathalie, ese nombre que recuerda la nostalgia, conoce a François de una forma encantadora: ella va por la calle y él la aborda. Me gustas, dice, vamos a tomar algo. Y mejor si es un zumo, un zumo de melocotón, la bebida ideal para representar a la chica de sus sueños. Es el hombre de su vida, advierte pronto ella, por su parte. Y a él le sucede lo mismo.

El conocimiento primero, la boda, el trabajo de ambos, la vida en común, todo eso forma el primer tercio del libro. Bonito, agradable, tranquilo, sugerente, vamos bien. 

Luego sucede la tragedia. El atropellamiento que terminará con la vida del marido, la viudez de Nathalie. Una muerte absurda y una situación nueva para ella, aunque tan repetida en la vida real que no es difícil imaginarse sus pensamientos y sus sensaciones. Las reacciones de sus amigos y familiares. Las de los compañeros de trabajo. Las viudas dejan de llamar la atención al poco tiempo de ocurrir el suceso porque siempre hay quien piensa que la pena caduca. 

Allí, en esa empresa multinacional, está Charles, el director, casado y aburrido, prendado de Nathalie, deseoso de ella. Pero no es hombre que pueda hacerle olvida,r ni siquiera remotamente, al hombre de su vida. Entre los compañeros está, sin embargo, Markus, un hombre normal, de esos que no tienen éxito con las mujeres, que no poseen un físico arrebatador, porque es alto, desmañado, algo torpe, pero también divertido, natural, delicado. Ah, la delicadeza. 

Por ahí discurre el libro en su segunda parte, por esa nueva relación que parece tener visos de ser efímera o de no llegar a ser nada pero que, quizá, quién lo sabe, suponga un nuevo revivir para Nathalie. Quizá aleje la nostalgia del pasado feliz este hombre venido del Norte, todo lo contrario de un Don Juan, más bien un tipo tierno y acomplejado. 

Lo mejor del libro es que te deja pensar sobre ti misma al leerlo. Las palabras no parecen interferir, sino adornar, inventar, sugerir, explicar, conllevar, armonizar.

Lo más divertido, la escena más llena de abiertas carcajadas, la cena entre Charles y Markus. Lo más curioso de todo lo que nos enseña es que se cumple el axioma: cuando menos te lo esperas. 


"La delicadeza" Libro. David Foenkinos. Seix Barral. 

"La delicadeza" Película. Audrey Tautou, François Damiens, Bruno Todeschini, Pio Marmaï, Mélanie Bernier, Monique Chaumette, Audrey Fleurot, Joséphine de Meaux, Émilie Simon, Marc Citti

Directores:David Foenkinos, Stéphane Foenkinos

David Foenkinos nació en 1974 en París. Es escritor y músico de jazz. Otras obras suyas publicadas en la misma editorial son Los recuerdos, de 2012; Estoy mucho mejor, de 2013; La biografía de Lennon, de 2013; Charlotte, de 2015. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes