Ir al contenido principal

Por qué hay que leer a Jane Austen (incluso y sobre todo los hombres)


Siete de cada diez lectores de Jane Austen son mujeres. Siete de cada diez lectores de novela son mujeres. La escritora alertó en las primeras páginas de "La abadía de Northanger" del desprecio que hacia el género "novela" tenían los críticos literarios. La crítica literaria ya se cubría de gloria en aquellos tiempos, según parece. Yo añado: siete de cada diez lectores de lo que sea (excepto periódicos deportivos) son mujeres. 

Hay que leer a Jane Austen si quieres conocer los entresijos de la naturaleza humana. Cuando hablamos de naturaleza humana, lo hacemos de emociones, pensamientos, sentimientos y conductas. Olvídate del coaching (ese invento brutal por el cual supuestos magos nos convierten en oradores en un santiamén), olvídate del shopping (ya sabes, la terapia que deja hecha unos zorros tu tarjeta bancaria a base de recorrerte supuestas ofertas), olvídate de las redes sociales (y de esos "guapaaaaa" que te brindan tus "amigos" sabiendo que no son verdad). Olvídate de todo eso si quieres entender y entenderte. Jane Austen cuenta algunos hechos, no es como esos autores que te dan pelos y señales de todo lo que ocurre "se levantó, se lavó la cara, fue a la cocina, se hizo el desayuno, bla, bla, bla....)", pero desentraña el interior como nadie. Desmenuza la vida, esa que se vive hacia dentro y se manifiesta hacia fuera. 

Hay que leer a Austen si quieres disfrutar de personajes únicos. Sin estereotipos, con enorme variedad de matices, hechos por dentro y por fuera, sin cartón piedra, nada de actores, personas, hombres y mujeres a los que puedes ver como si estuvieran delante tuya. Si algún día encontrara por la calle a Darcy lo reconocería. Y lo mismo puede decirse de los demás. Caracterizaciones fabulosas, hechas a cincel, sin esa pasada de simplicidad que usan otros, a fondo, totales. 

Hay que leerla si quieres divertirte con situaciones llenas de comicidad y de sentido del humor. Al contrario que las Brontë, tan plastas ellas, Jane Austen es una mujer graciosa, con un toque elegante y, a la vez, cáustico, ácido, corrosivo, incluso premeditadamente noir. Reir es una de las cosas que nos pueden hacer más felices y ella contribuye a esa felicidad por medio de una risa meditada, a veces de una risa llena de matices, otras, de una risa loca. 

Hay que leerla porque fomenta la conversación. Las conversaciones son el valor más seguro de los libros Austen. Hablar, hablar, hablar, pero no en plan verborrea absurda sino con sentido, sensibilidad, orgullo, prejuicio y buenas maneras. El arte de conversar, que parece haberse perdido, se recupera en estas novelas, donde los personajes dedican mucho tiempo a contarse cosas, a interrogarse acerca de la vida y a pormenorizar situaciones. 

Hay que leerla porque muestra lo beneficioso que es el interés por los demás. El cotilleo, cuando se lleva a las más altas cotas, es decir, cuando supone saber qué les pasa a los otros y tratar de descifrar sus conductas y motivaciones, es un ejercicio mental que pone las pilas. 

Hay que leerla porque nos produce ganas de pasear y de estar al aire libre. Jane Austen estaba en contra del sedentarismo. Todos sus personajes son andarines, sobre todo ellas, que dedican una parte del día al paseo y, en ocasiones, a ejercicios aún más fuertes. El aire libre y la naturaleza presenta grandes beneficios según la forma en la que en sus obras aparecen reflejados. 

Hay que leerla porque todas las mujeres no son bobas ni  todos los hombres canallas. Austen huye de los maniqueísmos, da oportunidades a todos para que se formen su propia opinión y presentan a una sociedad con matices, con muchos matices, porque así es la vida y así son las situaciones humanas. Eso nos ayuda a pensar, a reflexionar y a observar cómo los humanos nos comportamos en las distintas ocasiones de la vida. Es un tratado filosófico del arte de vivir. 


Hay que leerla para entender muchas referencias literarias y cinematográficas que no puedes perderte.   En la película "Tienes un e-mail" Joe lee este libro que es el favorito de Kathleen, mientras espera la cita a ciegas. En "Diario de Bridget Jones", el personaje del protagonista está inspirado en el señor Darcy. La inspiración que ha supuesto Jane Austen para escritores, cineastas y artistas en general, es enorme. 

Hay una última razón, absolutamente egoísta: Hay que leerla para ser más felices, para disfrutar más, para sentir un enorme placer, un ay de dicha solo para ti. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes