Y callaré tu nombre



Si algún día las aguas bajan dulces
acuérdate de este tiempo de furia,
del dolor del costado que se clava en el cuerpo,
de las lágrimas tibias que anuncian soledades.

Si alguna vez esos ojos vuelven a mirarte
no dejes de lado que ahora ocultan el rostro
no retires de tu memoria el sufrimiento
no permitas que la euforia te engañe de nuevo. 

Si por algún motivo sientes que esto de ahora
es un sueño inventado, una historia sin nombre,
recuerda lo que sientes, esta herida mortal
este silencio inmenso con su huella indeleble.


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

"Cuarteto de otoño" de Barbara Pym

"Todo lo que perdí: por lo que muero"

La Paqui

Ana, lo que cuenta

Jane Austen y Virginia Woolf

Clubs de lectura: ese territorio tan femenino

Esperaste, paciente, la llegada

"Felicidad" de Mary Lavin

Sigue habiendo azoteas