Y callaré tu nombre



Si algún día las aguas bajan dulces
acuérdate de este tiempo de furia,
del dolor del costado que se clava en el cuerpo,
de las lágrimas tibias que anuncian soledades.

Si alguna vez esos ojos vuelven a mirarte
no dejes de lado que ahora ocultan el rostro
no retires de tu memoria el sufrimiento
no permitas que la euforia te engañe de nuevo. 

Si por algún motivo sientes que esto de ahora
es un sueño inventado, una historia sin nombre,
recuerda lo que sientes, esta herida mortal
este silencio inmenso con su huella indeleble.


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

"Recado original" de María Sanz

"Lady Ludlow" de Elizabeth Gaskell

Verde Tamara

"Papá se ha ido de caza" de Penelope Mortimer

Karen Radkai: toda mujer necesita un sombrero

El Concurso de Granada en su contexto cultural

Mujeres en blanco y negro

"Mirarse de frente" de Vivian Gornick

Lillian Bassman: La mujer oblicua