Ir al contenido principal

"Triana. La otra orilla del flamenco. 1970-2015" Ángel Vela Nieto


El elemento predominante en este voluminoso libro es el trabajo de campo. El autor ha utilizado el método de ir directamente a las fuentes y ha privilegiado la oralidad frente a la bibliografía. Esto tiene su razón de ser en el propio contenido del libro: detalles biográficos de artistas de Triana y en Triana, más o menos conocidos y representando todos los ámbitos flamencos, desde su cultivo, hasta los investigadores y aficionados. 

La tarea se ha completado con una selección de testimonios gráficos, algunos de ellos impagables. Las imágenes de niños jugando, de niñas en el colegio, las escenas familiares, los artistas en su salsa sin esa rigidez de los escenarios, pueblan sus páginas y contribuyen de una forma decisiva a que el libro sea entretenido y convincente. Es un libro de consulta que puede leerse desde cualquier dirección y al que se debe volver para saber cosas concretas del arrabal en este aspecto de su arte. 

La página 7 del libro contempla un aviso: se dirige el autor directamente a quienes puedan confundir sus intenciones y avisa que esta obra no está dirigida a engrosar los tratados de flamencología sino a los que se interesan por conocer Triana más y mejor. Lo que quiere decir que se ha parado en el flamenco como podía pararse en otra faceta del arte o de la vida. Como está haciendo ahora mismo con el toro, su ocupación actual en el rastreo de personajes y vidas. Sin embargo, cualquiera que conozca mínimamente el mundo del flamenco sabe que advertirlo no está de más, porque ya sabemos qué fácilmente se descalifican esfuerzos con argumentos peregrinos que no se sostienen. Hay quien en el flamenco piensa que este es un arte probeta, que crece en los laboratorios y que no está contaminado por otras artes ni por el devenir de los acontecimientos. En fin...

Volviendo al contenido del libro, está sabiamente distribuido en capítulos que organizan a los personajes que aparecen en él: Prólogo: Ave Fénix; Triana sin gitanos ni corrales de vecinos; La vida sigue; Altares para el flamenco; Nombres de la Triana flamenca de este tiempo; Galería cabal de artistas aficionados; Apéndice; Fueron vecinos de Triana; Algo más sobre Triana en la música y en el mundo; Despedida y Agradecimientos; Fuentes principales y nota final. 

Todo lo que se cuenta aquí tiene el valor del testimonio y, por eso mismo, ha de servir de guía a otras investigaciones y, sobre todo, evitar las confusiones que pueblan el flamenco desde su mismo origen. Las traiciones orales tienen eso. Y esta es la principal razón por la que el libro merece la pena de formar parte de la biblioteca de cualquier aficionado que se precie o cualquier institución cultural en la que el flamenco o Triana, tengan sitio. Entre tanta pléyade de personajes los hay de trayectoria conocida y otros de los que no es fácil haber oído hablar. Hay que escudriñar mucho para llegar a tanta de esta gente que, probablemente, es la primera y única vez que van a verse dentro de la letra impresa de un libro. 

"Triana. La otra orilla del flamenco" en sus tres tomos, de los cuales este es el tercero y último, goza de la necesaria poesía de los datos, sin la cual sería imposible un conocimiento cabal de cualquier arte, de cualquier territorio. Triana, como lugar de paso y al tiempo como crisol y solar de multitud de artistas, aficionados y acontecimientos flamencos, bien merece este esfuerzo que debería verse acompañado por la difusión del mismo a la mayor escala, simplemente porque engrosar el número de textos que aportan luces a fechas, nombres, lugares, tiempos y espectáculos, lo que no es poco en una estructura artística en la que prima la transmisión oral. 

La maquetación del libro es muy agradable, haciendo su lectura fácil y diáfana. La portada, del pintor Juan Valdés, añade sabor y colorido al conjunto. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes