"En manos de las furias" Lauren Groff

Lauren Groff, una joven escritora neoyorkina, dedica este libro a Clay (por supuesto). Es su tercera novela. Las dos anteriores fueron muy elogiadas y obtuvieron premios. También ha recopilado los cuentos que escribe en revistas diversas. En este libro, “En manos de las furias”, hay una pareja, Lotto y Mathilde, que son veinteañeros al principio de la novela y que van avanzando en edad y, diríamos, en experiencia. Nosotros los conocemos a ellos y ellos se conocen entre sí. Lotto es un niño especial y su madre daría fe de ello. Su pasión por Shakespeare parece dirigir su destino, es alguien tocado por la varita de los dioses. 

De todas las chicas que ha conocido, y son muchas, será Mathilde la destinataria de un amor verdadero y así comenzará una vida de pareja que durará más de veinte años y que los hará transitar por el océano de silencio y de bullicio que es el matrimonio en ocasiones. Pero, incluso con las puertas cerradas de tu casa para impedir que la lluvia entre o que los elementos adversos se aposenten en tu sofá, el destino es algo que aparece y reaparece. Para Lotto y Mathilde eso significará cuestionamiento y tal vez desunión. 

Todo está escrito en una clave personal en la que batallan distintas miradas y planos. Los protagonistas son ellos pero no únicos, sino inmersos en contradicciones y en posturas que van cambiando y que ofrecen un caleidoscopio de caracteres, como la vida misma va generando en todos nosotros. Los hados arrojan luces sobre ellos y ellos intentan sobrevivir y así se produce la lucha, el cansancio, la derrota, la huida. 

De vez en cuando, a la vida en común de Lotto y Mathilde vuelven, a modo de espuma de los días, reminiscencias del pasado, personas que en otro tiempo fueron parte de él y que tienen peso, corporeidad, incluso cuando ya no existen o no están presentes. Esa continua contraposición entre lo que son, lo que fueron y lo que podrían haber sido, atraviesa la novela de modo transversal, creando una red de motivaciones que resultan el factor esencial para entenderlos. 

La novela tiene dos partes: las Parcas y las Furias. La amistad, el amor, el sexo, la familia, la soledad, el desarraigo, la búsqueda, el engaño, la muerte….todos los innumerables elementos de la literatura del maestro de Stratford-On-Avon, circulan por ella, del mismo modo que lo hacen por la existencia y por la literatura en general. Pero Groff ha apresado esos elementos y los ha domesticado a su modo, los ha trasmutado a un lenguaje y a un sistema de observación que los acerca mucho más a la realidad vital de cualquiera de nosotros. Reconocemos así en Mathilde y en Lotto rasgos comunes de esos que convierten a la naturaleza humana en un continuo esté donde esté, crezca donde crezca. 

“La certeza absoluta no existe en ningún lugar. A los dioses les encanta jodernos”. Esta frase de Lauren Groff cierra la contraportada y no diré que no responda con fidelidad a lo que el libro cuenta y oculta. 



En manos de las furias. Lauren Groff. Lumen Narrativa. Traducción de Ana Mata Buil. Primera edición mayo de 2016. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

"Recado original" de María Sanz

"Lady Ludlow" de Elizabeth Gaskell

Verde Tamara

"Papá se ha ido de caza" de Penelope Mortimer

Karen Radkai: toda mujer necesita un sombrero

El Concurso de Granada en su contexto cultural

Mujeres en blanco y negro

"Mirarse de frente" de Vivian Gornick

Lillian Bassman: La mujer oblicua