Ir al contenido principal

"En manos de las furias" Lauren Groff

Lauren Groff, una joven escritora neoyorkina, dedica este libro a Clay (por supuesto). Es su tercera novela. Las dos anteriores fueron muy elogiadas y obtuvieron premios. También ha recopilado los cuentos que escribe en revistas diversas. En este libro, “En manos de las furias”, hay una pareja, Lotto y Mathilde, que son veinteañeros al principio de la novela y que van avanzando en edad y, diríamos, en experiencia. Nosotros los conocemos a ellos y ellos se conocen entre sí. Lotto es un niño especial y su madre daría fe de ello. Su pasión por Shakespeare parece dirigir su destino, es alguien tocado por la varita de los dioses. 

De todas las chicas que ha conocido, y son muchas, será Mathilde la destinataria de un amor verdadero y así comenzará una vida de pareja que durará más de veinte años y que los hará transitar por el océano de silencio y de bullicio que es el matrimonio en ocasiones. Pero, incluso con las puertas cerradas de tu casa para impedir que la lluvia entre o que los elementos adversos se aposenten en tu sofá, el destino es algo que aparece y reaparece. Para Lotto y Mathilde eso significará cuestionamiento y tal vez desunión. 

Todo está escrito en una clave personal en la que batallan distintas miradas y planos. Los protagonistas son ellos pero no únicos, sino inmersos en contradicciones y en posturas que van cambiando y que ofrecen un caleidoscopio de caracteres, como la vida misma va generando en todos nosotros. Los hados arrojan luces sobre ellos y ellos intentan sobrevivir y así se produce la lucha, el cansancio, la derrota, la huida. 

De vez en cuando, a la vida en común de Lotto y Mathilde vuelven, a modo de espuma de los días, reminiscencias del pasado, personas que en otro tiempo fueron parte de él y que tienen peso, corporeidad, incluso cuando ya no existen o no están presentes. Esa continua contraposición entre lo que son, lo que fueron y lo que podrían haber sido, atraviesa la novela de modo transversal, creando una red de motivaciones que resultan el factor esencial para entenderlos. 

La novela tiene dos partes: las Parcas y las Furias. La amistad, el amor, el sexo, la familia, la soledad, el desarraigo, la búsqueda, el engaño, la muerte….todos los innumerables elementos de la literatura del maestro de Stratford-On-Avon, circulan por ella, del mismo modo que lo hacen por la existencia y por la literatura en general. Pero Groff ha apresado esos elementos y los ha domesticado a su modo, los ha trasmutado a un lenguaje y a un sistema de observación que los acerca mucho más a la realidad vital de cualquiera de nosotros. Reconocemos así en Mathilde y en Lotto rasgos comunes de esos que convierten a la naturaleza humana en un continuo esté donde esté, crezca donde crezca. 

“La certeza absoluta no existe en ningún lugar. A los dioses les encanta jodernos”. Esta frase de Lauren Groff cierra la contraportada y no diré que no responda con fidelidad a lo que el libro cuenta y oculta. 



En manos de las furias. Lauren Groff. Lumen Narrativa. Traducción de Ana Mata Buil. Primera edición mayo de 2016. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes