Ir al contenido principal

"Basada en hechos reales" de Delphine De Vigan

Desconfío de los libros que se leen de un tirón. A veces eso significa que se despeñan por un precipicio del que no es responsable siquiera su autor. En este caso todo parece abocado a la tragedia. Las entradas de los capítulos llevan frases de Stephen King y el comienzo no puede ser más descorazonador: una escritora que ha perdido el don de la palabra. 

¿Estamos ante una historia real? ¿Ha tomado Delphine de Vigan un episodio de su propia vida para convertirlo en novela? Estas preguntas se formulan en el libro de otra manera. ¿Debe el escritor usar su material biográfico para escribir? ¿Es esa la única escritura posible?

La escritura-verdad, la que emana de la realidad directamente, la que se ofrece en bruto, apenas sin limar. El oficio de escritor como demiurgo, como intermediario entre la vida y el lector. 

La protagonista de este libro es una escritora que no encuentra argumento para escribir una novela, después de haber obtenido un importante éxito. La editora le demanda un texto que ella no se ve capaz de escribir. Su vida es razonablemente feliz al lado de un hombre, François, que se dedica de modo absorbente a su trabajo. Ella, que lo denomina siempre como "el hombre al que amo" no sé da cuenta de que aunque lo ame él no está cerca de ella cuando lo necesita. O solo a medias. También tiene dos hijos adolescentes en ese difícil paso del liceo a la universidad. Y algunos amigos, demasiado ausentes en general. 

Esta especie de situación de emergencia la coloca en una vulnerabilidad que pronto va a tener su consecuencia. La aparición de L, una extraña mujer que parece estar en todo y conocerla mejor que nadie, va a desencadenar un período de tiempo en el que su alma y su cuerpo se verán suplantados, poseídos por alguien ajeno que poco a poco la trastocan en una persona sitiada. Tantas veces habla la psicología de gente tóxica, de perversos narcisistas, de obsesivos, que no cuesta demasiado trabajo adivinar y reconocer en L alguna de esas patologías. 

Desde el momento en que ambas se conocen, en un acto social, la vida de Delphine, que es también el nombre de la protagonista, cambia sustancialmente. Nada es lo que era. Y nada es como parece ser. O como debe ser. Las extrañas actitudes de L no son percibidas de inmediato por Delphine pero el lector es aquí un observador privilegiado que se adelanta a su visión e intuye, casi desde el principio, que algo no encaja en todo esto. Los amigos se van marchando, el hombre al que ama se desplaza desde el centro a un eje transversal, el libro no se escribe, el argumento no llega, los recuerdos se mezclan, las actividades sociales desaparecen....Todo se convierte en un atroz vacío que, lejos de paliarse, va en aumento. Así es la vida de Delphine desde la llegada de L. 

Pero ¿quién es L? ¿por qué ha aparecido de repente en su vida? ¿qué pretende? ¿de qué pasado oculto proviene? ¿son ciertas sus palabras, su ocupación, su origen? ¿por qué husmea continuamente libros de los que Delphine guarda en su casa? ¿por qué los hechos que le relata tienen tan sospechoso parecido con algunas escenas de esos libros? ¿de qué conoce a Delphine? ¿cómo la conoce tan bien?

Sepamos que, al final, el libro se escribe, la editora lo recibe pero nunca va a ver la luz. Sepamos que esa luz tampoco alumbrará la vida y la fantasía de L. Sepamos que Delphine tiene suerte de tirar de un misterioso hilo, algo deshilachado e informe, pero, al fin y al cabo, revelador y decisivo.

Este es un libro desazonante. Una de esas novelas escritas con afilada inteligencia y con potente intuición. Las ausencias se revelan tan exactas como las presencias. Las relaciones humanas se llenan de esquinas de sombra que es imposible recorrer sin sentir el dardo de la desconfianza. Trata del vacío creador, tanto como de las vidas torturadas, las mentes incompletas, las razones imposibles y los recuerdos que no conducen a la luz sino a la pérdida de la razón.


Basada en hechos reales. Delphine De Vigan. Editorial Anagrama. Panorama de Narrativas. 2016. Traducción Javier Albiñana. 

Otros libros de la autora: Días sin hambre. Nada se opone a la noche. 

 Delphine de Vigan (Boulogne-Billancourt, 1966) vive en París. Su novela No y yo recibió el Premio de los libreros y fue llevada a la pantalla por Zabou Breitman. Las horas subterráneas (2009), con una gran acogida crítica y muchos lectores, figuró en la lista de obras seleccionadas para el Premio Goncourt y obtuvo el Premio de Los Lectores de Córcega. Nada se opone a la noche ha obtenido el Premio de novela FNAC, el Premio de novela de las Televisiones Francesas, el Premio Renaudot de los Institutos de Francia, el Gran Premio de la Heroina Madame Figaro y el Gran Premio de las Lectoras de Elle. Ha tenido un éxito arrollador en Francia, donde ha superado el medio millón de ejemplares y ha estado durante muchos meses en el ranking de las novelas más vendidas. Asimismo ha sido publicada, o está en vías de publicación, en veinte editoriales extranjeras. (Sinopsis de la autora de Editorial Anagrama) 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes