Ir al contenido principal

Las Mitford


(Unity y Jessica Mitford)

Fascinante la vida de las seis hijas de Lord y Lady Redesdale. De ese padre descreído y excéntrico y de una madre con notable sentido común, para compensar, nacieron estas seis mujeres cuyas biografías han inspirado personajes, series, películas y literatura. De ellas, Nancy y Jessica son las escritoras, pero todas han tenido una vida de libro. Criadas en casa a manos de institutrices para que el colegio no las contaminara, llevando una cotidianeidad absurda y llena de prejuicios, en la mayor pobreza a pesar de sus títulos, cada una de ellas dio el salto a una existencia apasionante, digna de ser conocida y de ser glosada. Eran bellas, inteligentes, atrevidas, fuertes, decididas.



(Las Mitford: Unity, Jessica, Diana, Nancy, Deborah y Pamela) 

Veamos: Diana, que había nacido en 1910, se casó primero con el heredero de la cervecera Guinness y luego con Oswald Mosley, un fascista inglés con quien contrajo matrimonio en el mismo despacho de Goebbels. Su connivencia con los nazis la condujo a prisión durante tres años. Unity, la segunda hermana, también abrazó el fascismo y su apasionamiento proalemán hizo que muriera en ese país, de resultas de la infección de una bala que ella misma se disparó. Quiso suicidarse pero no lo logró, así que fue suicidio a cámara lenta. Una paradoja. Porque quizá cuando ocurrió ya había desaparecido la idea de su cabeza. 

Jessica Mitford fue, por contra, comunista y estuvo en España con ocasión de la Guerra Civil antes de escribir sus libros "Nobles rebeldes" y "Muerte a la americana" y de dedicarse a la música, como vocalista de un grupo. Nancy era socialista y escribió varios libros. Su matrimonio con Peter Rodd en 1933 la sumió en el aburrimiento que compensó largándose a París. Allí mantuvo un romance huracanado y sin final feliz con la mano derecha del general De Gaulle, Gaston Palewski. 

Pamela llevó una vida muy tranquila en lo que respecta a los escándalos que habían protagonizado algunas de sus hermanas, pero sin embargo tuvo algunos destellos que llaman la atención. Por ejemplo, se casó con un científico millonario (dos condiciones que no tienen por qué ir separadas), llamado Derek Jackson. Y fue capaz de hacer algo que todavía hoy resultaría una rara avis en las mujeres:recorrió sola en automóvil casi toda Europa (ufff). Ya sabemos lo que es una mujer sola, viajando. 

La hermana más joven era Deborah que nació en 1920 y murió en 2014. Era apolítica, amante del campo, los caballos y los perros, es decir, típicamente english. Emparentó con gente tan ilustre como JFK y Fred Astaire a través de su matrimonio con Lord Cavendish, con el que se casó en 1941. 


(Nancy Mitford)

Nancy es la más conocida y seguramente la más interesante de las hermanas Mitford. Nacida en Londres en 1904 escribió novelas, biografías, ensayos y mantuvo una columna en el London Sunday Times que le proporcionó fama y prestigio, por su brillante e irónico uso del humor más ácido y corrosivo. También fue una destacada redactora de cartas, que se han recogido en varios volúmenes. Su observación de la vida de los otros, de los usos de la alta sociedad francesa e inglesa, ha dado lugar a pasajes de verdadera calidad y han inspirado a otros autores para escribir textos diversos, así como guiones de cine y televisión. 

En su vida personal no tuvo suerte si hablamos de lo sentimental. Su matrimonio fue un fracaso porque su marido era bastante pusilánime y desafortunado en lo que se refiere a mantener la economía familiar. Se enamoró de un coronel que acabó cansándose de ella y dejándola por otra amante. Eso se compensó de alguna forma con su éxito social, su arrebatadora belleza y su encanto y elegancia, que la convirtieron en modelo ocasional de Dior o de Lanvin. Encantador resulta su vocabulario de palabras usuales en la alta sociedad. Una muestra más de su ironía y su fino sentido del humor, algo tan unido a la inteligencia que resulta curioso comprobar cómo algunas preclaras mentes adolecen de él presumiendo de ella. No era el caso de las Mitford, desde luego. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes