"La renuncia" de Edith Wharton

Edith Wharton (1862-1937) es una de mis escritoras de cabecera. Su sutileza elegante, su frialdad cósmica  y sosegada, esa mezcla de corazón y pensamiento firme, sus descripciones, su análisis irónico de las clases sociales, sus personajes plenos de fondo y forma en un duelo perfecto...todo lo que ella escribe me emociona. 

"La edad de la inocencia" de 1920, ganadora del Pulitzer, es el buque-insignia que la representa. Pero escribió otras muchas cosas, entre ellas deliciosos libros de viajes. Siento especial debilidad por otros dos libros suyos: "Estío", con ese maravilloso arranque (algún día podría escribir un libro con los inicios más encantadores de la literatura que me gusta) y "La solterona", agridulce novelita que tiene tanto guardado a pesar de que sus páginas son escasas. 

Aquí al lado tengo "La renuncia", una joya entre las suyas, que, en esta ocasión y en esta edición contiene un pequeño pero interesante regalo: la introducción que hace a la obra Louis Auchincloss (1917-2010), novelista y ensayista estadounidense, que formaba parte de una de esas "primeras familias" a las que Wharton dedica pasajes tiernos y punzantes a la vez en algunos de sus libros. La introducción desmenuza la novela, por lo que es un problema leerla antes, es un spoiler del todo, pero luego, arroja luces y mueve perspectivas, lo que resulta gratificante y reafirma algunas cosas de las que piensas y cambia otras. Un hallazgo, un juego literario de alta graduación. Auchincloss fue biógrafo de la Wharton (qué bien le va a esta mujer el artículo) y también de Henry James y Theodore Roosevelt. 

Hay un hombre en la vida de Kate Clephane y es uno de esos hombres que pueden arruinar la existencia de una mujer. Pero el destino es un juguete loco y Kate volverá de su retiro en la Costa Azul hasta Nueva York para estar con su hija que va a casarse. Precisamente con Cris Fenno, el hombre maldito, el antiguo amante de su madre. La tragedia está servida y también los escrúpulos de la autora que ha llegado a un momento de su vida en los que echa de menos la recia moral que los mantenía a todos en pie y que trazaba los límites con total firmeza. 

Esta es, a juicio de Auchincloss, la última gran novela de la Wharton. La protagonista, una mujer. Las emociones, todas. El verbo, elegante, digno, ágil, elaborado, sutil, perfecto. 

Comentarios

Lo más leído

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

Al otro lado de la calle

Los mares de Austen