Ir al contenido principal

"Viaje a Virgenia" de Armen Melikian

Para que luego digan que no existe la Tercera Cultura. Que la mezcla, la unión, la simbiosis, entre Ciencias y Letras no es una realidad. Basta conocer el itinerario profesional del autor de este libro, de "Viaje a Virgenia", con cuyo título hay que tener cuidado, porque el ordenador se empeña en escribir "Virginia" y el buscador te remite a Virginia Wolff, cómo no. 

Armen Melikian (1963) se dedicaba arduamente a las ciencias exactas, en concreto a las matemáticas, la geometría analítica, la física matemática y la topología, cuando decidió subvertir su tarea y adentrarse en el proceloso mundo de la literatura. Desde Los Ángeles (California, USA) donde vive, ha lanzado este libro que, hasta este momento, ya ha obtenido un buen número de reconocimientos y premios. 

De título original "Journey to Virginland" el libro, que ha traducido al castellano para la editorial Armaenia Elia Maqueda López, es una auténtica rareza. Como todas las rarezas te puede gustar o no. Puede suponerte un auténtico coñazo o degustarlo con fruición. Puedes reírte o aborrecerlo. No te dejará indiferente, eso seguro. Desde el principio observarás que la intención del autor es provocar, removerte en tu butaca, epatar, fastidiarte el descanso, literalmente. Así conocerás al héroe de la novela, un héroe atípico, un antihéroe, que responde al expresivo nombre de Can, que quiere conocerse a sí mismo para poder entender el mundo y que quiere un mundo a su medida, como suele ocurrir a todos los héroes heroicos que la literatura y la vida nos ofrece. Virgenia, ojo, no Virginia, será su mundo. Y allí se establecerá la medida, la forma, el caos y el cosmos, de toda su existencia. 

Bajo esta hilarante envoltura, con un lenguaje a veces soez, otras críptico y, las más de las veces, irónico y satírico a partes iguales, el libro contiene una cruel crítica, llena de elementos eruditos, de fantasmas conjurados y de pensamientos transversales, acerca de la estructura social y política en la que vivimos. Sus tótem se contemplan sin pizca de adoración, más bien con una iconoclastia que se hace preguntarte si, en realidad, todos los ídolos no tienen los pies de plomo. Una tragicomedia, como ha sido definida, en la que no faltan ingredientes "mundanos" y otros de un plano más elevado, más espiritual, aunque, a la postre, pueden llegar a mezclarse en un cóctel plagado de sorpresas y que exige cierta alerta a la hora de degustarlo. No todos los estómagos estarán prestos a saborear este Virgenian al otro lado del espejo. Pero, si lo haces, puede que la gastritis merezca la pena. 

Viaje a Virgenia. Armen Melikian. Editorial Armaenia. Traducción de Elia Maqueda López. Ilustración de cubierta Eduardo Bertone. Marzo de 2016. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes