Va y viene de la rosa a la salina


Yo era una niña móvil, cambiante, caleidoscópica. Aún lo soy. No una niña, desde luego. Pero sí soy móvil, cambiante y caleidoscópica. Días y días. Días de todos los colores. Azules, trágicos; naranjas y amarillos, luminosos; verdes, esperanzados; grises, anodinos; negros, terribles; blancos, desconcertantes; violetas, geniales…Luego están los días contigo dentro. Esos son dorados, tibios, cálidos, del color de una sinfonía o de una obra de arte bien terminada. Los días contigo no deberían terminarse nunca, pero pasan con insólita rapidez, porque son días que solo contienen una o dos horas a lo sumo. 

Esa niña tan dispersa en intenciones y tan llena de preguntas tenía la costumbre de demorarse y otra aún peor. Andaba hacia atrás. Mi madre caminaba delante de mí y esperaba que llegara a su altura. Pero yo nunca lo hacía. Reclamaba una y otra vez que fuera ella la que se detuviera, la que cambiara el paso. Mi madre no se sentía en la obligación de ayudarme a resolver el eterno enigma de hacia dónde avanzar. Por eso, en muchas ocasiones, simplemente me miraba con aire de duda y dejaba las horas pasar. Sabía que el tiempo era y es mi principal enemigo. Que todas las certezas, si era uno capaz de congelarlas, terminaban siendo agua, agua quieta, salada y blanca, que se escurría entre los dedos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

Historia de un narcisista: incapaz de amar

El verano es (también) tiempo de lecturas

Los tres golpes de Tomás de Perrate

"Diario de una soledad" de May Sarton

La cara más oculta de la vida