Revelación





Ella releyó sus cartas y tuvo una revelación:

Aquello era absurdo. Definitivamente absurdo.

Y rompió las cartas una a una, de forma delicada pero certera.

Al momento dejó de existir.

Un montoncito informe de papeles en el suelo era todo lo que quedaba de él.





(Leyendo una carta. Pintura de Thomas Benjamin Kennington)



Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

Historia de un narcisista: incapaz de amar

El verano es (también) tiempo de lecturas

Los tres golpes de Tomás de Perrate

"Diario de una soledad" de May Sarton

La cara más oculta de la vida