Ir al contenido principal

"La dulce envenenadora" de Arto Paasilinna


¿Existe el humor escandinavo? Arto Paasilinna parece empeñado en demostrar que sí. Desde "Arsénico por compasión" el Capra de 1947 con Cary Grant y un arsenal de inocentes viejecitas, la asociación anciana-transgresión es un recurso humorístico de primera, aunque no siempre bien explotado. En este caso tenemos a la octogenaria Linnea Ravaska que, harta de que unos desaprensivos se queden impunemente con su pensión, se convierte en una señora de armas tomar, armas de mujer, diría la mismísima Melanie Griffith, bastante antes de banderizarse en "Two Much" y en la vida real. 

Lo peor de todo es que Kauko, su nieto, anda metido en el berenjenal. Y aún más desasosegante es que Linnea haya de abandonar la quieta campiña helsinkiana para mudarse a la capital, Helsinki, a formar gresca. Desnaturalizada situación que le sirve al autor para criticar todo lo criticable, la sociedad, sus estereotipos, la marginación de la juventud, el abandono de la vejez, temas de siempre, de hoy, de mañana. 

¿Existe el humor escandinavo? Parece ser que sí. "La dulce envenenadora" transita por esos territorios y lo hace a partir de pequeños y cotidianos momentos, situaciones sencillas que se trasmutan en cómicas apenas sin enarcar la ceja, días de días que se tornan en problemáticas necesidades a punto de estallar. Todo es una desvencijada visión de lo que en el mundo actual pueden ocasionar los valores subvertidos y los principios escasos. Ni la vejez es ya ese páramo aburrido y dócil sino un estallido de circunstancias ante las que solo cabe rendirse o luchar. Y Linnea lucha, vaya si lo hace. 

Sinopsis de la editorial Anagrama: 

En la quieta campiña cercana a Helsinki, una viejecita riega su arriate, las golondrinas gorjean y el gato dormita. Pero el idilio es aparente: la vida de Linnea Ravaska, octogenaria viuda, es emponzoñada por unos malhechores que cada mes le arrebatan su pensión. El desnaturalizado nieto Kauko y sus acólitos destrozan todo lo que encuentran a su paso, torturan al gato, golpean por puro placer, sin que ella ose rebelarse, hasta el día en que decide no soportarlo más, llama a la policía y huye a Helsinki. La guerra y la venganza del trío infernal podrían convertirse en una pesadilla si Paasilinna no prefiriese la vía de la farsa y la paradoja para criticar a una sociedad cuyos males observa con toda lucidez. Vejez olvidada, juventud marginada, desmoronamiento de las instituciones, droga, alcoholismo, sida: todo se divisa en las rocambolescas peripecias de la simpática viejecita, que pasea armada con una Parabellum y cuyas verdaderas armas acabarán siendo el candor, una ingenua crueldad y su incansable defensa de la propia dignidad. «Sí, Paasilinna es todo esto a la vez: una mezcla loca de Chaplin, Capra, Tex Avery y Agatha Christie. En resumen, humor anglosajón en el país del hielo. Comedia on the rocks para degustar lentamente» (Olivier Le Naire, Le Vif/L’Express); «Paasilinna vuelve a sacar provecho de las anárquicas costumbres de sus personajes para golpear al sistema por medio de la caricatura. El resultado, quintaesencia del gélido humor escandinavo, es irresistible. Una nueva pequeña obra de arte» (Bernard Quiriny, Chronic’art).

Referencia del autor (Anagrama): 

Arto Paasilinna, nacido en Kittila en 1942, ex guardabosque, ex periodista, ex poeta, es un autor de extraordinario éxito en Finlandia, donde cada una de sus novelas vende más de cien mil ejemplares, y muy apreciado también en sus numerosas traducciones por su humor original y su capacidad de contar de la manera más cómica las historias más desconcertantes.

La dulce envenenadora. Arto Paasilinna. Editorial Anagrama. Mayo de 2016. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes