Ir al contenido principal

"Huérfanos de Dios" de Marc Biancarelli

La portada  y la contraportada del libro es un fragmento de un cuadro de Eugene Delacroix, pintado hacia el año 1824 y titulado "Jeune orpheline au cimetière". La imagen acierta al retratar a una joven en asombroso estado de contemplación de algo que no nos es dado conocer. Extrañeza y asombro que se reflejan en sus ojos oscuros, en la boca entreabierta, en la postura de su cuello, vuelta hacia un lado. 

Esta es la carta externa de presentación de "Huérfanos de Dios", el libro de Marc Biancarelli que acaba de publicar la editorial Armaenia, con una traducción de Antonio Roales Ruiz. 

Tendríamos que empezar acercándonos a la figura del autor, el profesor de corso Marc Biancarelli, cosecha de 1968, que ha desarrollado una amplia obra literaria en la que hay poesía, cuentos, obras de teatro, novelas y también crítica literaria, ese territorio difícilmente acotable en el que uno cuenta lo que lee y lo que significa esa lectura. La obra de Biancarelli está escrita en corso, con la excepción casi única de este libro, que se redacta en francés y que ha obtenido ya dos importantes premios, el Prix révélations de la SGDL 2014 y el Prix du Livre Corsé 2015. 

"Huérfanos de Dios" es un libro relativamente corto, 222 páginas, pero intenso, en el que el uso del lenguaje es el elemento que más llama la atención de inmediato. Un lenguaje al mismo tiempo frío y apasionado; cortante y sin concesiones por un lado y, por otro, inevitablemente lleno de matices que amplían, explican, denotan y rodean a los personajes y a los hechos de una manera cierta, como si un haz de nubes contuviera, en torno al suelo, los trozos dispersos de las vidas rotas. 

No es un western, aunque puede parecerlo. No es una novela de aventuras tampoco. Su carácter de epopeya se ve, asimismo, constreñido por un manojo de hechos violentos que no se exaltan ni se justifican. El tono es vibrante y lleno de recovecos que pueden arañar al lector a poco que se deje. La protagonista, la joven campesina Vénérande, no es una damisela, sino alguien acostumbrado al sufrimiento y a guardarse las quejas. La venganza es su móvil y su dolor inicial la terrible agresión que los Santa Lucia han perpetrado con su hermano. En este triángulo, ya suficientemente lleno de posibilidades, ha añadido el autor a un asesino a sueldo, salvaje y destructor, L´Infernu. 

Córcega es el espacio en el que todo transcurre. El siglo XIX es el eje temporal. Ambos son detalles que no pueden obviarse pues lo que sucede está incrustado en el telón de fondo histórico y social de esa época y de ese lugar concreto. Imposible imaginar la historia en otro contexto porque tierra, personajes, momentos y emociones, forman una mezcla indisoluble que la literatura convierte en narración. 

Huérfanos de Dios. Marc Biancarelli. Título original: Orphelins de Dieu. Editorial Armaenia. Colección Narrativa. Libro 1. Traducción de Antonio Roales Ruiz. Primera edición enero de 2016. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes