Ir al contenido principal

"La presa" de Iréne Némirovsky


Me reconozco lectora de Némirovsky desde que leí, hace ya algún tiempo, ese librito tan lleno de resabios autobiográficos y adolescentes: "El baile". Después leí "David Golder" y "Suite Francesa", los tres libros iniciales de la bibliografía de la autora. De los tres, sigue siendo "El baile" el que plasma mejor esa sensación de inevitabilidad que la define. Es como si la tormenta estuviera a punto de descargar a pesar de que amanece un día radiante. Como si hubiera una amenaza latente, algo por venir que fuera oscuro y dramático. 

Después de estos libros la editorial Salamandra ha hecho una enorme difusión de todos los demás que van apareciendo y llenando la estantería Némirovsky. Entre ellos, "El ardor de la sangre" y "El malentendido" ocupan para mí un lugar de honor. Seguramente porque expresan esa sensación trágica de que algo está a punto de pasar y porque no se hace ilusiones acerca de la naturaleza humana, tan llena de defectos como de virtudes. Pero son los defectos los que en la pluma de Iréne logran destacar sobre lo demás. Es un pesimismo inevitable, no complaciente, ni existencial, sino lleno de razones que tenemos por fuerza que compartir. 

La vida de Iréne Némirovsky ha pesado como una losa en la consideración de su obra. Evadirse de su trágico final o del rosario de problemas que aconteció durante su biografía es prácticamente imposible. Sin embargo, no debería constituirse en un motivo para su lectura, más bien es un elemento más del telón de fondo que la define. Pero el talento estaba ahí y hubiera florecido, floreció de hecho, incluso sin nazismo, sin persecuciones y sin campos de concentración. Es un talento basado en la observación y también en la descripción íntima de lo que observa. Una descripción que no está llena de elementos externos únicamente, sino que ofrece una conjunción única de interior y exterior, a modo de retablo emocional. 

"La presa" es una novela sobre la ambición y la mentira. El protagonista es Jean-Luc Daguerne, ansioso de llegar a lo más alto e impelido para ello, sin demasiados escrúpulos, a una vorágine de falsedad, luchas por el poder y pisoteo de lo más sagrado. La pérdida de la confianza de sus seres cercanos no es nada comparable con la traición a sí mismo que define este descenso de Daguerne en aras del logro de sus objetivos. En ocasiones, además, no es posible rectificar y lo mejor de cada uno queda enterrado en un pozo de oscuridad inevitable. 

La limpieza narrativa de Némirovsky aparece aquí al servicio de lo peor que los seres humanos pueden sentir, ofreciendo así un panorama desolador de la sociedad, en la que ella, desde luego, no tenía demasiadas esperanzas. Sin embargo, el relato de lo negativo no es nunca un juicio duro ni inapelable, sino que está lleno de la compasión que la escritora lanza sobre todo lo que la rodea. Esa compasión llegó a extremos imprevisibles y puede constituir, sin duda, otro de los elementos clave de su punto de vista literario. Es esa dualidad, entre pesimismo real y necesidad de salvación por los sentimientos, el eje de su forma de entender el mundo que vivió, el tiempo que le tocó compartir. 

Todos los libros de Iréne Némirovsky, al margen de su argumento y de su valor literario, te hacen pensar, te ponen delante un espejo en el que no tienes más remedio que mirarte. Y esa mirada en ocasiones no es agradable. Pero es real, está ahí y no puedes negarte a ella. 

"La presa" de Iréne Némirovsky. Editorial Salamandra. 2016. 

Comentarios

Pilar ha dicho que…
Una reseña magnífica. Lo acabo de leer y también me ha impresionado. ES la primera lectura de Irène y desde luego no será la última.
Caty León ha dicho que…
Muchas gracias, Pilar. Un fuerte abrazo. Te recomiendo que leas "El ardor de la sangre". Y luego, las demás.
Unknown ha dicho que…
Hola, he utilizado un fragmento de tu magnífica reseña para contestar a un lector del club de lectura virtual San Agustín. Si quieres pasarte:
https://www.youtube.com/watch?v=hThN5b5oJro
Y para conocer el proyecto general:
https://www.youtube.com/watch?v=6RMFMt_aZqY
Gracias y saludos.
Arturo Gómez.

Caty León ha dicho que…
Qué estupenda iniciativa la de este club de lectura virtual... Me parece una extraordinaria idea. Gracias por entrar en este blog y vuelve pronto. Un abrazo

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes