Ir al contenido principal

"Tú no eres como otras madres" de Angelika Schrobsdorff


La unión de dos editoriales independientes o "pequeñas" ha dado lugar a la publicación en castellano de este libro, "Tú no eres como otras madres" de Angelika Schrobsdorff. Voluminoso, 587 páginas y con una portada preciosa que me llamó desde el primer momento y una maquetación atractiva a cargo de María O´Shea. Un libro es un objeto tanto como un contenido. Al menos para mí. Por eso, los libros "bonitos", me atraen y suelo lanzarme hacia ellos. Diseño y título complementan el interior. Rara vez me falla la intuición en eso. 

Periférica y Errata Naturae han abierto la puerta de las colaboraciones y así podemos disfrutar de esta historia en la que la autora dejó mucho de su vida. Afortunadamente viva, nació en 1927, esta autobiografía ayuda a comprender las cosas que la rodearon y la forma en que todo ello revirtió en sus libros, que han servido de soporte fundamental a la narrativa alemana de los últimos tiempos. 

El libro narra la historia de Else, la madre de Angelika, que es una mujer distinta. Ser distinta no es fácil y lo mismo puede abocarte a la felicidad como a la desgracia. A veces, aparecen a la vez, entretejidas en el devenir de la existencia. Hay un elemento, además, que confiere un marcado interés al libro: el exilio, ese fenómeno que lastra las vidas y que convierta a las personas en otras. Dejas atrás para siempre lo que has sido y, de ese momento, nunca vuelves a encontrarte contigo mismo, sino que tienes que forjarte otro yo para subsistir sin que la añoranza o el desconcierto te mate. 

La primera aventura que se nos cuenta de la pequeña Else es la de los árboles de Navidad. Una niña judía que se topa en la escuela con la tradición navideña y que, por eso mismo, quiere tener en su casa una árbol de Navidad. Una rabieta continua y, cuando todo se trastoca porque las cosas no son tan fáciles, una advertencia que a ella le quedará meridianamente clara: no eres como las demás, eres una niña judía. Desde este punto de partida, la historia fluye hasta llegar al desenlace.

Tiene algo de misterioso el hecho de traspasar la puerta de la intimidad y asaltarla, mirarla desde fuera. Los escritores siempre tienen en el fondo de sus palabras aquello que han vivido o deseado, pero, cuando se muestra abiertamente, como ahora, produce una extraña sensación de pudor o de vergüenza. Te imaginas a ti misma escribiendo de tu calle, tus gentes, tus amigas, tu madre. El subtítulo del libro define a su protagonista: "Historia de una mujer apasionada". No es poca cosa la pasión. Y, en este caso, no se refiere únicamente, aunque también, a la pasión amorosa, sino que excede el rito hombre-mujer y abarca la existencia entera. Hablando de los hombres a los que amó ella misma lo dice: a algunos los quiso con la cabeza, a otros con el corazón, a otros con el cuerpo. Solo a uno lo amó totalmente. Esta mujer apasionada es el centro de una narración escrita con un estilo muy sencillo pero muy exacto, con las palabras justas y la cercanía perfecta para producirnos la impresión de que atisbamos, desde los visillos blancos de encaje de una casa habitada, lo que ocurre en el exterior, en el mundo que la rodea.

Tú no eres como otras madres. Angelika Schrobsdorff
Periférica y Errata naturae
Traducción de Richard Gross
2016

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes