Ir al contenido principal

"Pétronille" de Amélie Nothomb

Este es el libro número 21 de los que ha publicado Amélie Nothomb (Kobe, Japón, 1967). El primero fue "El sabotaje amoroso" (1993) y el anterior a este "La nostalgia feliz" de 2015. Se trata de una escritora muy prolífica, casi un libro por año. También es controvertida. Las opiniones sobre ella no son coincidentes. Hay lectores a los que les encanta y la siguen con deleite y otros que se quedan fríos o, directamente, no les gusta. No obstante, todo el mundo reconoce su originalidad, su punto de vista personal ante los temas que trata. Incluso cuando son temas realmente extraños o tangenciales. 

Quizá haya que encontrar en su propia biografía la razón de estas idas y venidas literarias, de este rebuscar en corrales diversos. Hija de diplomático, su familia es originaria de Bruselas, ciudad en la que vive actualmente. Nació en Japón y vivió su infancia y su adolescencia entre China y Japón. Escribe en francés y habla también japonés. También ha vivido en Estados Unidos. 

El argumento de "Pétronille" es harto curioso. En una librería a la que ha sido invitada la propia Amélie a firmar ejemplares de su primer libro, encuentra a esta muchacha de veintidós años, algo andrógina en su apariencia y, como ella, bebedora de champán. Los bebedores de champán existen, conozco a algunos y son gente dionisíaca y bastante disfrutadora. Así que no me extraña que este encuentro produzca una novela casi autobiográfica en la que el hecho de beber tiene un fantástico protagonismo. Una amistad etílica puede traer muchas consecuencias, no todas ellas previsibles, pero, en todo caso, la sensación de entendimiento y de camaradería que se establece a partir de degustar en compañía una botella de buen champán no es cosa que pueda dejar de anotarse. 

Es esta una obra divertida, con momentos hilarantes, muy descriptiva de sensaciones asociadas a la ebriedad y que tiene mucho de humor negro y de ironía, como ocurre en todos los libros de esta escritora. En ella, además de ensalzar la amistad, se produce la correspondiente sátira del mundo editorial al comparar las vidas y trayectorias de una escritora consagrada con otra que empieza. La creación literaria es, pues, objeto de disección, aunque siempre al amparo de una copa de líquido burbujeante. Burbujas alucionatorias, si queremos, pero no exentas de cierta clarividencia que se traspasa al lector. Buen provecho. 

"Pétronille" de Amélie Nothomb
Editorial Anagrama
Panorama de Narrativas
2016

Comentarios

Ana Blasfuemia ha dicho que…
Parece un libro "muy Nothomb". ¿21 libros lleva ya? Qué barbaridad, fíjate que desconfío de los autores superprolíferos, pero Nothomb la verdad que de momento me tiene ganada, aunque la he dejado descansar mucho tiempo porque empezaba a verle ya los puntos débiles. Pero este que comentas me ha provocado curiosidad, quizás sea un buen libro suyo para reecontrarme con ella.

Un abrazo
Caty León ha dicho que…
Sí, los autores prolíficos también me producen cierto recelo. Pero a veces hay furores creativos y este puede ser un caso. Un abrazo.
Ángel ha dicho que…
Me encanta esta escritora
Caty León ha dicho que…
Si. Es genial.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes