Ir al contenido principal

"Los Sioux" de Irene Handl

Siento una extraña inquietud cuando tropiezo con un libro como este, escrito por alguien de quien nunca he oído hablar. Trae buenas referencias, eso sí, por parte de gente a la que considero pero ¿me gustará? ¿se convertirá Irene Handl en una de esas autoras que me atrapen? ¿seguirá la senda que antes atravesaron Stella Gibbons, Penelope Fitzgerald, Eudora Welty y otras autoras que conocí gracias a esta editorial? ¿se convertirá, como Edna O´Brien, en una de mis autoras de culto? 


Todas estas incertidumbres me llenan en el momento en que conozco que Impedimenta ha rescatado del olvido a una autora que ha escrito, según Doris Lessing, una novela original a más no poder. Y bien escrita, dice. Rescato de la propia página web de la editorial la sinopsis de la obra. Aún no la he leído así que yo no puedo sino mostraros mi interés por hacerlo y contaros qué dicen de ella los que la conocieron en su día. Dice Impedimenta de "Los Sioux": 

Los Benoir componen una aristocrática y excéntrica familia que, debido a sus altas cotas de esnobismo y a su carácter entre original y amoral, se ve arrastrada hacia las situaciones más desconcertantes. Un nuevo miembro acaba de llegar a sus filas después de que la prepotente Marguerite «Mimí» Benoir, una belleza que cambia de marido como quien cambia de camisa, se haya casado con todo un caballero: Vincent Castleton, que aporta al matrimonio su flema inglesa y un toque cockney. Ella, a su vez, lleva consigo a George, un niño de nueve años fruto de un primer enlace con un primo suyo que falleció en un desgraciado accidente. Junto a una enorme fortuna, el pequeño ha heredado una terrible enfermedad y un soberbio carácter. La convivencia de todos estos peculiares personajes hará que salga a la luz lo más estrambótico de una ya de por sí extravagante estirpe.

La primera pregunta que me hago siempre cuando me hallo en situación como esta, ante el producto literario de alguien a quien desconozco por completo  es ¿quién es? ¿a qué dedica el tiempo libre?...Vamos a enterarnos entonces de algunas cosas de esta Irene Handl desconocida: 

Irene Handl nació en el distrito de Maida Vale, en Londres. A los treinta años, tras haber consagrado su vida a cuidar de su padre después de la temprana muerte de su madre, se matriculó en una escuela de arte dramático.
Debutó en los escenarios londinenses en 1937 y, a lo largo de su carrera, intervino en más de cien películas, interpretando papeles de reparto de carácter humorístico, como madres ligeramente excéntricas, porteras y criadas. Llegó a ser conocida en toda Gran Bretaña durante la segunda mitad del siglo XX como una inimitable actriz de comedia y, al final de sus días, participó en varias series de televisión como For the Love of Ada o Mapp y Lucía. Además de su carrera en la gran pantalla, publicó dos novelas sobre una familia francesa de clase alta (el extremo opuesto a la mayoría de sus papeles), Los Sioux (1965) y The Gold Tip Pfizer (1966), que tuvieron un gran éxito. En cierto modo, su fama como actriz ha impedido que pasara a la posteridad como la excelente narradora que fue. Nunca llegó a casarse. Falleció en el distrito londinense de Kensington en 1987.

Irene Handl es, por tanto, una actriz, una actriz de éxito que escribió dos novelas, también de éxito pero que hasta ahora no habían llegado hasta nosotros. Algunas frases de esta biografía que Impedimenta ha colgado en su web son reveladoras: "En cierto modo, su fama como actriz ha impedido que pasara a la posteridad como la excelente narradora que fue". Esto me suena a Churchill. Veréis por qué lo digo. El Premio Nobel de Literatura de Winston Churchill, que le concedieron en 1953 por sus estudios históricos y sus libros en general, ha quedado ciertamente opacado por su prestigio político. ¿O no es así? Estamos en un mundo en el que debes dedicarte a una sola cosa y hacerla lo mejor posible pero si te sales del tiesto, entonces tendrás dificultades para que te reconozcan tu trabajo. En el Renacimiento no pasaba esto, me diréis. Claro que no. Podía ser uno un hombre de armas, de letras, de ciencias y llevar una vida sentimental muy agitada. Lo mismo que en el barroco. El hombre humanista que fue Leonardo hacía de todo. Pero también eran muy, muy, polifacéticos Cervantes y el Bardo, no me diréis que no. 

Volviendo a Handl, tendremos que leer el libro, ver si atina con nuestros gustos y empezar a conocer a alguien tan curioso e interesante. Vidas desconocidas para libros rescatados. 

"Los Sioux" de Irene Handl. Editorial Impedimenta. Traducción de Mariano Peyrou. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes