Ir al contenido principal

"Villa Vitoria" de D. E. Stevenson

D. E. Stevenson es Dorothy Emily Stevenson (Edimburgo, 1892- Dumfriesshire, 1973). Si te suena el apellido es con razón. Resulta ser la hija de un primo de Robert Louis Stevenson, que no necesita presentación y que está en nuestras estanterías desde que éramos adolescentes. Esta Dorothy es un personaje tan interesante como lo son los de sus novelas, sobre todo los femeninos. Si repasas un poco su peripecia biográfica puedes entenderla y entender qué escribe y por qué lo hace. Su padre era un ingeniero que diseñaba faros, es más, toda su familia era diseñadora de faros. La educó una institutriz y cuando la niña manifestó que quería ir a la universidad, el diseñador de faros que era su padre, se negó terminantemente, en su familia ninguna mujer había poseído nunca un título académico y así debía seguir siendo. Así que su carrera se redujo a casarse con un capitán y, por supuesto, a escribir muchas y divertidas novelas. 

D. E. (también podemos llamarla así) luce una artística artimaña en su obra literaria: mueve los personajes de un libro a otro. El que es secundario allá, se transforma en protagonista en otro lado. Y al revés. Es como si sus personajes fueran reales o, al menos, actores que se dedicaran a hacer representaciones o, en un tono más moderno, a filmar películas, unas veces a modo de cameos, otra de extras y otras de actores con frases. Curioso. Divertido. Estimulante. Esos personajes fundamentales son siempre femeninos, pues ella quiso contribuir, de alguna forma, a darle luz a las mujeres ya que en sí misma había sufrido la oscuridad de no poder guiar su propio destino. Así están la señorita Buncle, Celia, Anna, Sarah Morris, Debbie, Tonia, Charlotte Fairlie, Freda,Margaret, la señorita Martineau y Katherine. 

La primera novela que publicó fue Peter West, en 1923 y desde ese momento hasta 1970, tres años antes de morir, se van sucediendo títulos y títulos, pues fue una autora prolífica, con una vis cómica considerable y una envidiable capacidad de observación. Seguramente el que mayor éxito le proporcionó fue El libro de la señorita Buncle, de 1934, que tuvo dos continuaciones. Estos libros de la saga Buncle le proporcionaron millones de lectores en Gran Bretaña y en Estados Unidos, convirtiéndola en una autora muy conocida, respetada y admirada. Por desgracia, la gran mayoría de esos libros no se han publicado en España, donde solo contamos con algunos que han ido apareciendo en la Editorial Alba, en su colección Rara Avis. Este que mencionamos ahora, Villa Vitoria, de 1949, es uno de ellos. 

Ashbridge es un pequeño pueblo cercano a Wandlebury, el pueblo de la señorita Buncle. En las afueras de Ashbridge está una casa construida por un militar, con el grado de capitán, que la mandó construir después de participar en la guerra para expulsar a José Bonaparte de España. Ya sabemos que se trata de nuestra guerra de la Independencia, así que el nombre de la casa es español y alude a la ciudad de Vitoria. Es una bonita casa, con un jardín lleno de flores alegres y brillantes, setos perfumados, aire romántico y suaves brisas que la rodean y hacen que tenga un clima apacible. Un sitio idílico para que pasen cosas positivas. Allí vive una viuda, madre de tres hijos, llamada Caroline Dering. El señor Dering, por desgracia, no solamente ha fallecido sino que ha dejado un malísimo recuerdo entre la gente. Solo se recuerda de él su pesimismo fatalista y molesto y su antipatía de carácter, lo que es un mal legado, desde luego. La acción transcurre en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, con lo que las heridas aún no han cicatrizado, ni las físicas, ni las morales. La vida es muy difícil. Racionamiento, seres atormentados que no se acostumbran a los tiempos de paz, pasados trágicos que se ocultan, necesidad de agudizar el ingenio para sobrevivir...

Uno de esos seres llenos de secretos es el señor Shepperton, que llega al pueblo y se instala a vivir en su posada, llevando consigo todo lo que los seres humanos movemos con nosotros, su vida anterior, sus pesadillas, su sufrimiento, sus errores y sus deseos frustrados. Ambos personajes, Caroline y el señor Shepperton, se entienden bien desde el principio, lo que es una buena cosa en tiempos turbulentos. Una viuda y un ser atormentado pueden llegar a establecer una bonita relación de ayuda mutua y complicidad...Pero la cosa no es tan sencilla. No lo es si la viuda tiene una hermana, célebre actriz de teatro, llamada Harriet, que tiene la virtud de enredarlo todo y a la que le da por llegar al pueblo en el momento justo,es decir, en el tiempo más inopinado e incongruente. He aquí que el tranquilo devenir de la trama se complica y la placidez del campo y de su existencia llena de pequeños detalles placenteros se trastornan de un modo singular. Así es la vida, en realidad, da lo mismo el entorno, porque son los seres humanos los que mueven sus hilos. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes