Ir al contenido principal

¿Qué leer en 2016? Biografías


Una de las cosas más emocionantes de cada año nuevo es, precisamente, la llegada de novedades literarias al mercado del libro. Qué se publicará, con qué efemérides nos encontraremos, qué nuevos autores saldrán a la luz, qué premios literarios nos sorprenderán (bueno, esto último es una broma). Seleccionar lo que a una le parece más relevante solo responde a un gusto personal, no es una crítica ni tampoco un axioma. Opinión muy subjetiva solamente. Pero ahí va mi cóctel de preferencias para este año 2016 en lo que a literatura se refiere. 

Seis Biografías: Cervantes, García Márquez,  Philip Roth, Shakespeare, Rothko y Chaplin. 

La biografía de García Márquez, que publicará Ariel, está escrita por Dasso Saldívar. Por su parte, en Taurus se ha publicado la de Miguel de Cervantes, a cargo del escritor y periodista Jordi Gracia. Estamos en el Año Cervantes, al cumplirse el 400 aniversario de su muerte. Ya ha dicho Javier Marías que en este 2016 no se va a publicar una novela más perfecta que la segunda parte del Quijote ni, ha añadido, "más moderna". Además, verá la luz un libro sobre el escritor Philip Roth, "Roth desencadenado", de Literatura Random House, escrito por Claudia Roth Pierpont. 

La biografía de Shakespeare, a cargo de Stephen Greenblatt y publicada por Debolsillo, se titula "El espejo de un hombre". Este es también, como se sabe, el Año Shakespeare, al coincidir en 1616 y con pocos días de diferencia, la muerte de Cervantes y la del Bardo. Annie Cohen-Solal ha escrito "Mark Rothko" que saldrá con Paidós y, por último, en un año en el que hay muchas biografías, la otra que me interesa es la que ha hecho Peter Ackroyd sobre "Chaplin", publicada por Edhasa. 

Así que tendremos la posibilidad de adentrarnos en las vidas de varios escritores. Miguel de Cervantes y William Shakespeare tienen ya, como es lógico, estudios biográficos previos de diversa entidad. Sus vidas, aunque paralelas en el tiempo, presentan pocos elementos comunes, como ocurre también con sus obras. La novela moderna, en el caso de Cervantes y el teatro universal, en el del Shakespeare, son el trasfondo y quizá el motivo esencial del interés de sus propias peripecias biográficas. Ambas, a salto de mata, eso sí. Ambas, al límite. Hombres de acción y hombres de pensamiento. En eso coinciden. 

Como novedad, dos acercamientos a autores contemporáneos, uno de ellos vivo. La biografía sobre Gabriel García Márquez tiene un enorme interés, porque puede aportarnos claves fundamentales para entender su universo creativo, tan personal y, a la vez, tan trascendente. En cuanto a Roth, hablamos de un escritor en su plenitud creadora, con altibajos sí, pero con una obra densa y un estilo excepcional. 

Las otras dos biografías que he seleccionado corresponden a dos artistas. Rothko, el pintor de la luz poética, de la abstracción lírica, y, por otro lado, Chaplin, el genio de las candilejas. En este último caso me parece muy solvente el autor del libro, Ackroyd, gran biógrafo del que he leído ya otras obras, como la propia biografía de Shakespeare escrita hace unos años.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes