Ir al contenido principal

Paisaje de almendros con Ronda al fondo


La primera vez que visité Ronda tenía dieciséis años y estuve allí quince días en unas colonias escolares. En el tiempo de descubrir la vida conocí el pálpito de la ciudad y la recorrí una y mil veces por caminos que no se han olvidado, a pesar del tiempo transcurrido. Desde Santa Teresa, bajando por una calle de piedra llena de casas solariegas con escudos, el camino se abría en dos direcciones: una, la derecha a la zozobra silenciosa de la Ronda antigua, con pequeñas plazas recoletas, iglesias de enormes portalones oscuros, torres calladas y rincones llenos de arriates y plantas aromáticas. La otra, a la izquierda, al bullicio comercial, a la zona turística y plena de luz de la plaza de toros, del parque y de los restaurantes de postín. Siempre supe cuál de las dos era la dirección que mis pasos iban a tomar siempre y, si me conocéis un poco, estoy segura de que también vosotros la habréis adivinado. 

El tiempo no pasa en vano. Descubres un día ante el espejo que los años han arañado tu piel. Que eres lo que eras pero de otra manera. Incluso no eres capaz de recordarte, de traer delante de ti la vivacidad y la sorpresa de los años primeros. En esos momentos de los dieciséis, Ronda se entreabría con la ilusión de la mirada primeriza, con un eco cálido y a veces sudoroso, con mil esplendores que yo no había saboreado y con huellas que nunca han dejado de tener su sitio en mi biografía. Ahora, ya lo supondréis, Ronda es otra cosa. Siendo la misma se muestra de manera distinta. Porque ella ha cambiado con el paso del tiempo, con los soles, los días y los turistas que la invaden y porque mi mirada ha dejado de tener la brillantez de esos amaneceres. 

Sin embargo, estos días, he comprobado que el silencio sigue estando en el mismo lugar de entonces. Que las plazas vacías están donde las dejé. Que el espacio rectangular y romántico hacia el que se asomaba mi ventana es el mismo, conservando ese aire antiguo y reposado que, sin yo saber, eché de menos en tantas ocasiones. Esos lugares de la margen derecha son el paisaje de entonces y el de ahora. Porque no es ahí donde las modas han impuesto su feroz dictadura y porque allí se mantiene un acuerdo tácito de dejar que las horas transcurran lentas a pesar de todo. 

Pero las piedras que contemplaron mis ojos tienen otra luz nueva. Una luz que está matizada por dolores que antes no existían, por ausencias, por sentimientos nuevos. Tú, que estuviste aquí, conmigo, recorriendo estas calles, estás en no sé qué espacio oscuro o claro, quién lo sabe. Y yo, ya no me recuerdo como era entonces. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes