Ir al contenido principal

"El último magnate" de Francis Scott Fitzgerald





"El último magnate" es el canto del cisne de Francis Scott Fitzgerald. Comenzó a escribirlo en septiembre de 1939 y lo hizo como una manera de sentirse vivo después de una serie de desgracias familiares, personales y económicas que lo habían estado zarandeando durante los últimos tiempos. No hubo suerte, sin embargo. Fitzgerald murió en 1940 y la novela quedó sin terminar. Una obra inacabada es un cajón de objetos desordenados que, inesperadamente, quedan a merced de alguien que no es su dueño. En este caso los objetos se recompusieron de alguna forma usando las anotaciones que el escritor había dejado preparadas. Edmund Wilson, que se ocupó de editarla al año siguiente de la muerte de Fitzgerald, la subtituló así "Una novela inacabada". La edición que ahora releo es, precisamente, la que reproduce con fidelidad esta versión publicada en 1941 por Charles Scribner´s y que la editorial Burguesa, en su colección Narradores de Hoy, sacó a la luz en 1981. 

Resulta de gran interés el prólogo de Edmund Wilson, pues detalla exactamente hasta dónde llegó el escritor con el texto y cómo la novela que se edita es un borrador, cuyas notas se incluyen en la edición pero que no fue cribado porque se lo impidió su muerte repentina. El texto conserva todo lo que el artista pensaba decir, pero no ha sido revisado ni retocado. No obstante, se lee con fluidez y se aprecia la calidad literaria de Fitzgerald, su estilo y su madurez creativa y personal. En "El último magnate" como dice Wilson, lo que importan no son las fastuosas celebraciones, las fiestas, las juergas y el brillo de los años de derroche que sus personajes viven, sino el mundo de los negocios desde dentro y, sobre todo, la vida en los estudios cinematográficos. 

Porque es una novela sobre el cine, sobre la industria del cine, observada de cerca, radiografiada, completamente desmenuzada y llena de detalles que se presentan con la agudeza de ingenio del autor y también con inteligencia y con rapidez de reflejos. El protagonista es un tipo excepcional, un omnipotente productor pletórico de energía, con sus propias ideas que pretende llevar a cabo y con un amor por el cine desmesurado, como deberían tener todos los que manejan dinero en esta industria. La figura del productor está basada en la de Irving Thalberg, a quien Fitzgerald había conocido en Hollywood y que había muerto en 1936. 

Lo interesante del personaje es su ambigüedad. Como sucede con todos los personajes de Fitzgerald es un tipo incalificable, que tiene tantas aristas como momentos en su vida, como actuaciones y como ideas. Al principio es un chico pandillero, que vive en el Bronx y pertenece a una familia judía. Su triunfo será convertirse en un gigantesco empresario, que hace y deshace en la industria del cine. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y su propia personalidad terminarán sepultándolo en una nube de problemas amorosos, profesionales y económicos. La combinación de la exploración psicológica del personaje principal y de la descripción social del Hollywood de la época surte efecto y así es posible ver cómo en medio de los oropeles del triunfo crecen y se manifiestan los desamores, los fracasos, las envidias, los celos y las venganzas. Negro y blanco al mismo tiempo. 

El libro fue llevado al cine en 1976. Con la dirección de Elia Kazan y sobre un guión de Harold Pinter, el reparto fue espectacular: Robert De Niro, Jack Nicholson, Robert Mitchum, Jeanne Moreau, Dana Andrews, Tony Curtis, Anjelica Huston, Ray Milland, Seymour Cassel, John Carradine, Theresa Russell, Ingrid Boultin, Donald Pleasence. Fue la última película de Elia Kazan, otro gigante del mejor cine de todos los tiempos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes