Ir al contenido principal

"Un regalo que no esperabas" de Daniel Glattauer

Hace algún tiempo leí dos deliciosas novelas de este autor, la segunda continuación de la primera. Se trataba de "Contra el viento del norte" y "Cada siete olas". Narraba con ingenio y con gracia un romance por mail. El correo electrónico era en esos momentos (hace muy pocos años) el medio más moderno y subversivo de comunicarse. Tom Hanks y Meg Ryan habían ya decidido usarlo también y el sonido del mensaje al cruzar el espacio sideral y llegar a tu ordenador, era la antesala de una noticia agradable. "Tienes un email" fue la frase gloriosa. 

Así que Daniel Glattauer entendió que el misterio y la inmediatez eran las claves de esa forma de contacto y lo usó en sus dos novelas. El resultado fue agradable, sencillo pero muy eficaz. Unas novelas que se leen con entrega y, como diría Corín Tellado al hablar de los hombres de sus libros, "con fruición". Por cierto "expeler" y "fruición" son dos términos eminentemente telladescos, lo mismo que el dril (que es una clase de tejido) y el color canela. Cosas. 

Volviendo a Glattauer, aquellos libros me trajeron su nombre y, desde entonces he atisbado por ahí a ver si lo encontraba de nuevo en el universo editorial. He aquí que Alfaguara lo vuelve a poner sobre la mesa, el escritorio o la falda de la mesa camilla, igual da. Este libro "Un regalo que no esperabas" es su última novela y parece que sigue empeñado en hacernos felices. Tanta gente que escribe para destrozarnos los sentimientos o para hacernos sentir culpable y este hombre (que es, además, muy guapo) busca lo contrario. Reconciliarnos con nosotros mismos, darnos una pizca de sal para continuar abordando el día a día, convencernos de que, aun en la existencia más anodina, habita el secreto de la felicidad. 

Os copio la sinopsis: Gerold Plassek lleva una vida fácil basada en tres principios: cansarse lo menos posible, permanecer en la sombra y atrincherarse tras una cómoda rutina. Trabaja en un periódico de distribución gratuita, donde se ocupa, sin grandes ambiciones, de las "Noticias breves del día". El resto del tiempo lo pasa en el Zoltan's Bar, que casi se ha convertido en una prolongación de su propio salón.

Cuando descubre la existencia de su hijo Manuel, de catorce años, del que tiene que hacerse cargo durante unos meses, Gerold ve peligrar su plácida vida. Por si fuera poco, se ve involucrado en una serie de donaciones anónimas que lo sitúan como a un héroe a los ojos de todos, especialmente de su hijo Manuel. ¿Quién puede ser el misterioso donante? ¿Y por qué ha implicado a Gerold?

La crítica ha saludado con agrado la nueva obra de Glattauer. Su forma de entretenernos es absolutamente meritoria. Sus diálogos son chispeantes, divertidos, llenos de ingenio. Su manera de escribir nos llega directamente al corazón. Abre puertas, cierra ventanas, descorre cortinas....todo se conjura para que te sientes con el libro en tus manos y no desees levantarte hasta que lo hayas leído. Lo mejor de todo es que consigue que te olvides de las cosas tristes. Lo que no es desdeñable, desde luego. 

Comentarios

Vicky ha dicho que…
Hola, soy Victoria la amiga de tu hermana Manoli.Pues estaba yo en Atocha haciendo tiempo para coge el tren, y me he puesto a mirar varios blog que sigo a ver que recomendaban de libros, y he dado con el tuyo. Felicidades me gusta mucho. Así que siguiendo tu recomendación aquí mismo me he comprado este libro, a ver que tal! Saludos.
Caty León ha dicho que…
Buenas tardes, Victoria. Me alegra que visites mi blog y espero que te guste el libro. Pero yo te recomendaría que buscaras los otros dos. Son geniales. Abrazos, Feliz Año.
Vicky ha dicho que…
Lo haré, gracias.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes