Ir al contenido principal

"Tantos días felices" de Laurie Colwin


Alegría, vitalidad, elegancia, placer, sutileza, diversión, amoríos...

La crítica se ha puesto de acuerdo en que este libro de Laurie Colwin (1944/1992), editado en España por Libros del Asteroide es un agradable texto que rezuma sencillez y buen rollo. 

Cuatro personas enamoradas. Nada menos que cuatro. Este otoño puedes conocerlas, acercarte a sus peripecias e, incluso, compararlas con la gente de tu alrededor. Al cabo, esto es la literatura, la trasmutación de la realidad en algo imaginado y plasmado en palabras. 

Sin embargo ya sabemos la mala prensa que tiene la literatura que parece escrita para mujeres, la literatura sobre el amor y de amor, entre los sesudos analistas y lectores de empaque. Vaya tontería, dicen algunos. No puedo resistir leer algo así, comentan otros. Se rechazan estas obras porque no se conocen. No las leen y así la cosa queda en empate. O no, vete tú a saber. 

El caso es que, a base de diálogos sabrosísimos, los personajes principales y un plantel de secundarios que para sí quisiera una sitcom, se adentran en tu cabeza y te entretienen tanto que te olvidas de que has empezado a leer un libro menor, con reticencias de todo tipo. La ironía, el ingenio, la inteligencia, la brillantez, la prosa precisa, todo ello son elementos a conjugar. 

Y ¿de qué trata, pues? Guido y Vincent son dos amigos que estudian juntos en la Universidad. Cada uno tiene su propio carácter y su propio sueño. Guido quiere escribir poesía y Vincent ganar un Nobel, el de Física nada menos. Pero el destino jugará sus cartas y un día Guido conocerá a Holly, con mucho más carácter que él y, por su parte, Vincent conocerá a Misty, una misántropa incorregible que le hará tilín. 

Estamos en el Nueva York de finales de los setenta y puede pasar de todo. Una eclosión de nuevas maneras, peinados y vestidos que culminará en los próximos ochenta con toda clase de énfasis. Las relaciones humanas, los amores, devienen en comedia de costumbres, del estilo de la autora. Costumbrismo urbano, amores entre treintañeros que se comen el coco para ver en qué acaba todo ese caudal de sentimientos que comparten dos a dos. Y luego, la amistad, el desamor, quién sabe si el abandono o la duda. Todo un cóctel que cualquiera de nosotros ha degustado en su vida de activo amante del amor. 

Colwin, que es la primera vez que se traduce en España (esta traducción es de Marta Alcaraz), escribió cinco novelas, tres libros de relatos y dos libros que bien pueden ser memorias y crítica gastronómica, todo en un tupper. En esta recuperación que hace de su obra Libros del Asteroide, suponemos que seguida de algún título más en el futuro, hay mucho de justicia hacia aquellas obras consideradas menores y que nos proporcionan eso tan difícil que es la felicidad de entretenernos leyendo un texto bien escrito que no quiere convencernos de nada, sino dejarnos fluir en la dulce mecida de unas relaciones que todos podemos intuir, firmar o, incluso, recordar con nostalgia. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes