Ir al contenido principal

Románticas de hoy en día


Hay conceptos que se pervierten por el mal uso. Hay palabras que dejan de tener significado por lo mismo. Buscas en Internet, en los escaparates de las librerías, en los expositores de los grandes almacenes y ahí están, cientos de títulos, todos ellos bajo la santa advocación de "novela romántica".La nueva novela romántica o, lo que es lo mismo, la novela romántica de andar por casa, pret-a-porter, la novela romántica de hoy en día. 

El Romanticismo, con mayúsculas, es un movimiento cultural y artístico con todos sus avíos. No es una moda, ni una costumbre, ni una tradición, ni un juego. Es algo serio. Con sus filósofos, sus escritores, sus pintores y sus artistas en general. Tiene su ideología, su marco histórico y geográfico, su corpus literario y científico, todo lo que subyace en una corriente de peso, que ha tenido antecedentes y consiguientes, como cualquier movimiento que se precie. 

Su propia fama, su grandeza, lo ha desbordado. Y ha devenido en estos frutos fugaces, efímeros, resucitados con su nombre, aunque sin tener, aparentemente, nada que ver son su esencia. La novela romántica es el trasunto de un momento en el que lo emocional se ha puesto en valor y entre esas emociones nada mejor que sacar del armario el amor y ponerlo a pasear envuelto en literatura. Una selva de títulos y una endiablada colección de nombres de escritores, mejor escritoras, porque la mayoría son mujeres.

Los que saben de esto dicen que la novela es cosa de mujeres, que las mujeres son las mayores consumidores de novela. En lo que se refiere al fenómeno de la novela romántica supongo que entre las lectoras habrá legión de jovencitas, de chicas que se asoman al fenómeno amoroso a través de estas lecturas. Sin embargo, dudo mucho acerca del interés que puedan tener para lecturas maduras o, cuanto menos, para mujeres que han pasado ya el encandilamiento literario.

Los ambientes de estas novelas suelen ser medievales, góticos, ultramarinos, coloniales, como la que aparece en la ilustración, una de tantas que se podían haber elegido. En estos momentos hay tanta oferta de estas novelas románticas como de novela histórica, otro fenómeno que inunda las librerías y que tiene multitud de lectores aficionados. No deja de resultar interesante que esos lectores de novela histórica al por mayor sean también mujeres. Los hombres parecen decantarse por el ensayo o por la novela policíaca, negra, thriller o psicológica. Cuestión de psicología y de gustos.

La lectura siempre es una actividad positiva, nada que objetar al respecto. Más difícil me parece crear o educar un verdadero sentido lector para apreciar lo bueno y distinguir lo menos bueno, o lo malo directamente. A pesar de que la lectura es un acto individual y casi intransferible, una educación lectora tendría que procurar cultivar nuestro espíritu, de la manera en que se hace con la música o el arte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes