Ir al contenido principal

Una nueva sentimentalidad


Si puedes, lee esta entrada de mi blog escuchando a Luis Eduardo Aute cantar "Queda la música". Porque es así como la estoy escribiendo. Es una tarde-noche de tormenta. El aire viene cargado del ruido de los truenos y la luz de los relámpagos. En mi corazón late esa sensación ya conocida que va del sentimiento al desengaño, de la luz a la sombra. Es así como siento hace ya mucho tiempo, demasiado, o quizá es un instante, un instante tan solo. Veamos. 

Una nueva sentimentalidad emerge en las obras de Jane Austen. Y es tan moderno lo que hace, tan nuevo y distinto, que yo no diría que hoy la hemos superado. Quizá se han añadido pasajes de momentos eróticos, sin mucha suerte desde luego. Pero el sentimiento, el verdadero sentimiento, ese continúa incólume, grabado perfectamente en las palabras de sus libros. Ah, Jane, qué poco pensaba que sería una maestra en el arte de entenderse y entendernos. 

La declaración de amor que hace el señor Knitghley a Emma es un modelo: No soy hombre de muchas palabras, Emma-continuó enseguida con una ternura tan espontánea y comprensible que lo hacía bastante convincente- Si te amara menos, sería capaz de hablar más de ello. Pero sabes cómo soy. De mí no escucharás más que verdades. Te he hecho reproches y te he reprendido y lo has soportado como ninguna otra mujer en toda Inglaterra lo hubiera hecho. Soporta todas las verdades que ahora te voy a decir, mi queridísima Emma, tan bien como soportaste aquéllas. Puede que mi actitud no haya sido de mucha ayuda y que no lo sea ahora tampoco. Dioses testigo, he sido un enamorado frívolo. Pero sé que tú me entiendes. Sí, tú conoces, tú entiendes mis sentimientos y sé que si está en ti me corresponderás. Por el momento me gustaría escuchar, solo escuchar tu voz. 

Una de esas frases me llama la atención. La repito:  Si te amara menos, sería capaz de hablar más de ello. Deberíamos fijarnos en el significado que encierra. No hace falta ir voceando por ahí el sentimiento, ni escribir poemas y recitarlos en público, ni contarle a todo el mundo que se sufre por amor. No. El señor Knightley inaugura un amor distinto, un amor basado en el conocimiento de la otra persona, en la afinidad, en la confianza. Un amor que tiene tanto de química, como de racionalidad. No es el amor loco, ni el amor cortés. Es el amor que nace de personas que quieren ser felices. El amor que conduce a la felicidad.

La historia literaria del amor y de los sentimientos que lo rodean está llena de libros y personajes que trastean de forma diversa, que se mueven con diferentes formas de entendimiento. Lo que se siente, lo que se expresa, lo que se vive. Tres aspectos que han de ser complementarios. El sufriente amor no correspondido se transforma en los libros de Austen y, tras el correspondiente duelo, encuentran una solución, una forma de seguir viviendo con sosiego y con esperanza. Es el amor de Marianne Daskwood, por ejemplo, hacia Willoughby, un hombre joven, atractivo y débil, que juega a la ambigüedad y que termina renunciando a ella por una dote de cinco mil libras al año. Marianne es capaz, a pesar de que parece responder al concepto "Sensibilidad" del título (el libro es, claro está, "Sentido y Sensibilidad"), de reconducir su vida y sus inclinaciones amorosas hacia el hombre que la quiere y que permanece a su lado, esperando, sin reclamaciones ni imposiciones, esto es, el coronel Brandon.

Por su parte, Elinor Dashwood, enamorada de Edward Ferrars desde el principio, adopta una actitud dolida pero sin histerismo. Triste, pero serena. Desilusionada pero sin aspavientos. Ello ocurre cuando se entera, equivocadamente, que Edward se ha casado. Ya sabemos que es un error y que, al final, podrá compartir su vida con el hombre que ama, esto sí, pobre y sin porvenir, gracias a que es desheredado por su madre.

Hay una nueva sentimentalidad también en la actitud de Elizabeth Bennet y de su hermana Jane. Las locuras se quedan para Lydia. Hablamos en este caso de "Orgullo y Prejuicio". Elizabeth no se siente atraída por el señor Darcy porque él mismo no la considera ni guapa, ni adecuada. Y ella no está dispuesta a sufrir. Sin embargo, el cambio de actitud de él propicia que ella lo vea con buenos ojos. No me parece, como se ha llegado a decir, que sea interesada, sino que es una conducta sana, que evita sufrimientos inútiles, como los que tiene, por ejemplo, Caroline Bingley, sumisa y dedicada a agradar a Darcy mientras que este no le hace ningún caso.

Por último, podemos fijarnos en Emma. Ya hemos hablado de la declaración de amor que le hace Knightley pero en ella también hay elementos esperanzadores a la hora de concebir las relaciones de pareja como un camino hacia la felicidad y el placer y no un sufrimiento permanente. Emma, de quien el libro dice, en sus primeros renglones, que es "guapa, inteligente, rica, risueña por naturaleza y con una casa magnífica". Es decir, la protagonista más completa en su descripción y la que tiene mejor situación de partida de todas las que creó Austen. Emma sigue una evolución fundamental en todo el libro. Pasa de ser una chica vanidosa, casquivana, de buen corazón, ingeniosa e inteligente, a convertirse en una mujer sensata, que reconoce sus errores y que descubre, por fin, que está enamorada del único hombre que podía lograr su amor. Esto es, el propio Knightley. No de un joven caprichoso como Frank Churchill. No de un clérigo presuntuoso como el señor Elton. No. De un hombre cabal, juicioso, y que es capaz de estar a su altura en capacidad intelectual y en posición social. Sentido y sensibilidad, de nuevo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes