Ir al contenido principal

George Eliot, una mujer sin límites

Mary Ann Evans había nacido en las Midlands, esa zona del Reino Unido de la que habla en sus libros D. H. Lawrence, el escritor que descubrí con pocos años y del que aprendí algunas cosas imposibles de explicar. 
Allí, en South Farm, Arbury, condado de Warwick, en una familia de la clase media rural y de fuertes convicciones evangélicas, nació y se crió esta escritora que, tras pasar por un colegio de primera enseñanza, estuvo en un internado hasta que, a los diecisiete años tuvo que volver a su casa por la muerte de su madre. 

Ese era el destino que la esperaba. Cuidar de casa, hacienda y de su padre. Pero, de forma autodidacta, Mary Ann estudió griego, latín, alemán, italiano y adquirió una formación inaudita para una mujer de su tiempo. Y para un hombre, añado. Y para cualquier persona de cualquier época, me parece. 

Tras viajar por Europa durante dos años se dedicó a realizar reseñas de libros en la revista "Westminster Review", hasta que, en el año 1856 publicó, por entregas como era habitual, su primera novela "Amos Barton" y en 1857/58 "Escenas de la vida clerical" que salió en formato libro y puso en la calle su pseudónimo, George Eliot, con el que se la conoce. 

La serie de obras que continuó publicando sigue con "Adam Bede" de 1859, "El molino junto al Floss" de 1860, "Silas Marner" de 1861, "Romola" de 1863, "Felix Holt, el Radical" de 1866, "Middlemarch" de 1871/72, "Daniel Deronda" de 1876, "Las impresiones de Theophrastus Such", de 1879 y otros textos dedicados a ensayos y, en menor medida, a la poesía. 

Su vida personal fue extremadamente curiosa, sobre todo si tenemos en cuenta la época en la que vivió. Pero hay mujeres que cruzan los límites de la cronología y son capaces de crearse una vida sin que les afecten las opiniones externas. Son esas mujeres cuya inteligencia emocional acompaña a su inteligencia creadora, casos quizá extraños, porque lo corriente es que las emociones devasten las vidas de quienes se sienten plenas de fervor creativo. Durante muchos años fue amante de un hombre casado, George Henry Lewes, filósofo, científico y crítico. La pareja vivía junta, a pesar de que la situación matrimonial de él, ya que estaba claro que no podía divorciarse. A pesar de eso, tuvieron una relación plena, basada en su complicidad intelectual y en su amor personal. Cuando murió Lewes, su gran apoyo durante toda su vida, se casó, meses antes de morir, con John Cross, amigo de siempre de los dos, que actuó como su albacea testamentario y se ocupó de escribir la primera biografía de la escritora. 

La obra de George Eliot está caracterizada por la sensibilidad, por realizar certeros retratos de la vida de la gente sencilla. Fue una racionalista que se alejó de las creencias puritanas que había recibido de niña y que se cuestionó aspectos de la vida que todavía la situaron más adelantada a su tiempo que el resto de escritores de la época. "Middlemarch" una de sus obras más representativas, se subtituló como "A study of provincial life", dando así muestras de su apego a la tierra, de su forma de acercar la vida cotidiana a los libros, de la misma manera en que lo hacía, por ejemplo, Jane Austen, maestra de todas las narradoras inglesas. 

En 1994, la BBC captó de forma muy acertada el ambiente y los personajes de este libro en una miniserie de 7 capítulos protagonizado por Juliet Aubrey y Rufus Lewell. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes