Ir al contenido principal

Jane Austen (1775-1817) Una escritora.


Jane Austen nació en el pueblo de Hampshire, concretamente en la rectoría de la aldea de Steventon, el 16 de diciembre de 1775. Su madre (de soltera, Cassandra Leigh) tenía treinta y seis años y su padre era el párroco y tenía cuarenta y cuatro años. Jane fue la séptima hija y la segunda niña. James, George, Edward, Henry, Cassandra, Francis y Jane fueron los siete hijos de los señores Austen, de Steventon. 

La señora Austen tenía un método de crianza que consistía en dar el pecho a sus hijos durante los primeros meses y entregarlos luego a una mujer de la aldea para que los cuidara durante un año o un año y medio, hasta que fueran lo suficientemente mayores para poder manejarlos con facilidad. A Jane la bautizó su propio padre de inmediato y luego fue entregada a alguien de la aldea. 

La dificultad de indagar en la vida privada de Jane Austen está relacionado con que jamás hizo anotaciones biográficas en ninguno de sus libros. No sabemos si escribió algún diario, pero sí está claro que sus cartas fueron destruidas en su mayoría, tanto por su hermana Cassandra como por una prima. Las únicas que tenemos están fechadas a partir de los veinte años y no hay nada de su infancia. 

Lo que sí sabemos a la luz de esas cartas de adulta es que mantuvo una distancia emocional con su madre durante toda su vida, una falta de apego muy consistente. Jamás se permitía confidencias sobre sus propios deseos o sentimientos y desarrolló una personalidad racional y sin sensiblerías. Por eso sorprende tanto que haya quien la considere una "novelista romántica". Una coraza aparente la protegió de la falta de afecto. 

Austen era una escritora soberbia. En su obra no hay divagaciones, ni explicaciones exhaustivas de paisajes, ni tampoco subterfugios literarios. Se construyen de forma concreta y concisa, abarcando un corto período de tiempo y teniendo como protagonistas a un número reducido de personajes. Hizo suyo, más de un siglo antes, la máxima de Agatha Christie: "Un enclave rural y algunas familias es todo lo que necesito para construir una novela". 

La infancia de Jane transcurrió compartiendo juegos con sus hermanos, todos chicos menos Cassandra, y los propios alumnos de sus padres en la escuela de chicos que tenían en la rectoría. Juegos varoniles mejor que juegos de niñas. El mundo de los libros estaba presente, pues, en su vida, desde la infancia, debido a que en el colegio se enseñaban todas las materias de estudio de la época y había una gran biblioteca para poder leer a su antojo. Esto no quiere decir que solo la vida intelectual presidía la vida de la familia, antes al contrario, las tareas del campo se compatibilizaban con los estudios, la escritura y la lectura. 

Esa forma natural que tienen las "mujeres de Jane Austen" de relacionarse con los hombres, sin subterfugios, puede deberse al propio contacto de la autora, desde siempre, con los chicos a los que día a día trataba como camaradas y compañeros de juegos. Otro elemento relacionado con su crianza es el sentido del humor que desplegó toda su vida y que se observa con claridad en sus novelas. Sentido del humor que abarca aspectos que, en su época, podrían considerarse incluso tabú, como la mirada irónica que dirige a los clérigos. 

Leer sus libros es sentirse dentro de un universo único, navegar por una prístina realidad transparente, llena de ingenio, vivacidad, sentimiento, emoción y alegría. Nada de sufrimientos románticos. Una exaltación a la vida.

Comentarios

Keren Verna ha dicho que…
No puedo creer que aún no haya leído a esta autora! La voy a poner en la lista de próximas lecturas. Gracias por la info.
Caty León ha dicho que…
Bueno, piensa que así puedes tener la enorme felicidad de leerla por primera vez. Saludos.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes