Ir al contenido principal

"Emma" de Gwyneth Paltrow


El Año de Emma en este blog se dedicará a comentar las adaptaciones cinematográficas o televisivas de "Emma". Y no es empeño menor, habida cuenta de que son muchas, variadas y diferentes en su calidad y en su estilo. Sin orden cronológico, ni otro criterio más allá del vaivén personal de quien esto escribe, vamos a acercarnos a la forma en que los creadores audiovisuales han entendido el libro, lo han interpretado y hecho suyo. 

Así, en 1996 el director Douglas McGrath realiza "Emma", cuya protagonista, Gwyneth Paltrow tuvo que comenzar por hacer el esfuerzo de hablar inglés inglés y no inglés americano. Parece que lo logró y que ese aprendizaje le serviría después para la galardonada "Shakespeare in love" por la que ganó un Óscar de la Academia. El físico de Paltrow está muy ajustado al de Emma, según la somera descripción de la autora de la novela, Jane Austen, que no era propensa a perder el tiempo haciendo descripciones ni de paisajes, ni de espacios, ni de personas. Pinceladas breves bastan para situar, sin embargo, la edad, el porte, los rasgos, de Emma y del resto de personajes de sus novelas. Así de genial era Austen.



En el papel del señor Knigthley, uno de los personajes masculinos de mayor interés y atractivo de los que retrata en sus novelas Jane Austen, estuvo Jeremy Northam y resulta convincente, tanto en su físico como en su interpretación al dar vida a ese hombre inteligente, socarrón, elegante y, a la vez, natural, que es el único que no se deja cegar por los atractivos de Emma. El resto del reparto es abrumadoramente importante. Ewan McGregor dará vida a Frank Churchill, el hijo pródigo, atractivo y que se hace perdonar sus faltas precisamente por su encanto. Toni Collette será Harriet, la chica indecisa, ingenua e incapaz de pensar por sí misma y, por lo tanto, sometida a la influencia de Emma en todos los aspectos. Greta Scacchi como la señora Weston, antes señorita Taylor, la institutriz de Emma, y Polly Walker en el rol de Jane Fairfax completan el tándem de mujeres jóvenes. Destacables Phyllida Law como la anciana señora Bates y su hija en la vida real, Sophie Thompson, como la señorita Bates, dos secundarias de lujo en la novela.


Como el señor Elton, ese pastor presumido y lleno de ambiciones, encontramos a Alan Cumming y en el papel del señor Woodhouse, el paciente, hipocondríaco y original padre de Emma aparece Denys Hawthorne. James Cosmo hace de padre de Frank Churchill y de amante esposo de la señora Weston, esto es, de señor Weston.

"Emma" es una novela de personajes. La acción discurre según ellos van actuando en su propia vida y por eso la elección del reparto es un elemento fundamental de cualquier buena adaptación. Otro es el paisaje, el entorno, el espacio en el que se desarrolla la trama. La casa acogedora, bien dispuesta, alegre pero sobria, de Emma. El dominio del señor Knigthley, el más importante de la zona. La pequeñísima casa de las Bates. La vicaría en la que vive Elton. La casa de los señores Weston, remozada por la boda, pero cuyos salones no cubren el espacio necesario para dar un baile. El colegio interno de la señora Goddard, en el que pasa sus días Harriet Smith hasta que Emma decide quedársela como pupila. Todos estos edificios, con su decoración, sus habitaciones, la disposición de sus muebles, constituyen un retrato fiel de la forma de vida de los personajes.

Y además, como buenos ingleses, queda el aire libre. Ese territorio exterior al que ellos se aventuran, incluso con mal tiempo, con calor, con frío, con nevadas. El clima es un factor influyente en el desarrollo de la historia. Resfría a Harriet, impidiéndole ir a un baile y desencadenando la declaración amorosa de Elton. Angustia al señor Woodhouse. Obliga al señor Knigthley a ceder su coche a las Bates. Refugia a Harriet en el mismo establecimiento en el que están los Martin. Hace que un paraguas prestado favorezca un romance...


La película discurre en ese color amable y dorado de la época de la Regencia en la que se inserta el argumento y en el que la autora, Jane Austen, vivió el período más fructífero de su larga carrera de escritora, larga a pesar de que murió a los cuarenta y un años, porque comenzó desde niña. Es el color que parece desdibujar los contornos, pero no debemos engañarnos. "Emma" es una lupa colocada sobre un grupo humano que habita en contornos cercanos y cuyos sentimientos se cruzan de uno a otro lado, generando diversas historias que confluyen en una sola porque Emma consigue el milagro de que existan porque ella existe.

La fidelidad al texto se refiere más al espíritu que al detalle. No puede ser de otra forma en una película y escenas como la del tiro al arco o la de la boda son, simplemente, inexistentes. Nunca Jane Austen describe una boda, más bien habla de sus antecedentes o de sus resultados, pero no de las ceremonias y, desde luego, nunca prolijamente.


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes