Ir al contenido principal

"Platero y yo"...y yo


No sé si en algún lugar de este blog he escrito algo sobre "Platero y yo", pero da igual. Porque podría dedicarle muchas páginas, porque hay muchos recuerdos, muchas vivencias enhebradas a su lectura. En todo caso, como las efemérides han de servir para renovar en nosotros el deseo de leer, aprovecho que se celebra estos días el centenario de su publicación para escribir de ese libro, mal llamado de niños, que tantas veces he leído, oído y escrito.

En mi colegio se usaba "Platero" para hacer dictados. Páginas enteras del libro las conservo en mi memoria, porque yo también he utilizado esas pequeñas historias, esas imágenes impresionistas, para trabajar de mil y una formas. He sentido que "Platero" es una cumbre de la poesía, sí, de la poesía en general. No es solamente prosa poética, es poesía en prosa, que va más allá. Algunos de sus pasajes tienen un nivel tan alto de emoción que te producen sentimientos encontrados, sensaciones que no puedes describir. Es una forma de abrirte los ojos hacia la pequeña vida cotidiana que es, en realidad, la que importa.

Es la capacidad de observación del autor el elemento que más me llama la atención en el libro. La forma en que, su mirada, trastoca la realidad y la interpreta, convirtiendo en objeto literario cualquier acontecimiento nimio, haciendo de un burro un personaje lleno de grandeza épica. Es la épica de lo pequeño, la exaltación de lo natural, de lo vivido. La naturaleza es, en realidad, el gran personaje que aparece reflejado no solamente en Platero, el protagonista, sino en mil detalles que podemos ir descubriendo a medida que nos adentramos en el libro.

Creo que el catalogarlo hace años como un libro para niños no le ha hecho ningún bien. Seguramente eso originó que se obligara a leerlo en edades tempranas, cuando la música puede venirle bien a los niños pero no su contenido, su sentido último. La lectura obligatoria es, sin dudarlo, la forma más directa de que los libros no se lean. Los niños buscan mil artimañas para saltarse el libro propuesto por el profesor, por eso hay que buscar otras formas de que un libro se conozca. En mi colegio, usando el sistema del dictado, lo lograron, aunque seguramente fue una estrategia espontánea.

En todo caso, "Platero y yo" es de esas obras que consideras tuya, que conoces tanto como a alguien de tu familia, o quizás más, y que llegan a formar parte de tu biografía literaria. Los libros que leemos nos hacen personas tanto o más que otros elementos influyentes, tanto o más que los amigos o la familia, o la educación que podamos recibir. Los libros tienen un factor de encuentro personal que es intransferible y que, por eso mismo, no podemos dejar de percibir.

Me gusta la dulzura de Platero, las descripciones de las calles, las fiestas, los personajes. Pero, sin duda, el pasaje que más me emociona, el que recuerdo siempre palabra por palabra, el que ha hecho saltar lágrimas de sentimiento es el del "niño tonto, sentado en su sillita, viendo el dorado pasar de los gloriosos".


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes