Ir al contenido principal

Una biografía


“Jane Austen. Una vida“ Claire Tomalin. Editorial Circe. Traducción de Beatriz López Buisán. 

Junto a mí, en este verano tan atípico en el que pocas cosas son las que eran, está este libro, en cuya portada aparece la imagen antigua de Jane Austen, según el dibujo que hizo de ella su hermana Cassandra Austen. Una mujer de su tiempo, tocada con una especie de cofia rizada, un vestido de corte imperio, como era la moda entonces y una blusa de manga corta con el cuello atravesado por una cinta de ribete.

Jane Austen, que vivió entre los años 1775 y 1817, no era, sin embargo, exclusivamente, una mujer de su tiempo. Más bien, era alguien que se adelantó, que vislumbró o que imaginó otra forma de relacionarse, otra forma de vivir. Quienes han leído su obra de forma superficial puede que se hayan quedado solamente con las bodas, los amoríos o los ritos sociales que narra. Pero hay más. Mucho más. Y lo que hay es de interior, es de sentimiento y de emoción, de cómo enfrentarse al día a día, de como procesar lo que uno va encontrando a cada paso. 

Ella fue una observadora de la vida, como lo son, quizá, la mayoría de los escritores. Fue una observadora porque no disponía de medios para vivir otra vida y también porque su propia naturaleza la llevaba a escudriñar la vida cotidiana de su entorno hasta convertirla en el motivo de su narración. Seguramente a nuestros ojos la vida de Jane podía ser aburrida. En el mundo en el que vivimos toda falta de movimiento supone aburrirse. Pero para ella su vida estaba plena de acontecimientos pequeños, de minucias, que, todas unidas, formaban un universo completo, absoluto. 

Esta biografía nos acerca ese universo. Si la lees sin conocer su obra, quizá solamente aprecies una sucesión de datos y fechas, una serie de acontecimientos familiares y personales que se van sumando a modo de argamasa, creando un caleidoscopio que se abre ante los ojos, desvelando como si fuera una cortina que se despliega, lo que significó la vida de alguien que no hizo nada de particular, salvo escribir. Pero es mejor haberla leído antes. Haber leído sus libros sin prejuicios, sin considerar que son novelitas románticas, cosas de mujeres, como hay quien afirma todavía. Es mejor haber entrado en su universo por la puerta de sus propias palabras para que nada nos distorsione esa primera visión que uno recibe cuando lee un libro. 

Sin embargo, después, esta biografía puede ser una buena manera de explicarnos algunas cosas. Cuando yo estudiaba la carrera, mi profesor de Geografía siempre nos hablaba de la rigurosidad del método de análisis geográfico que había que aplicar a los fenómenos, tanto humanos, como climáticos, sociales, demográficos o económicos. El método se basa en factores y elementos. Y en dos acciones. Describir y explicar. Describir lo que ocurre, es decir, los elementos. Explicar por qué ocurren, es decir, los factores. Genial forma de entender a nuestra Jane. 

El libro se inicia con un delicioso mapa de Hamsphire y sus alrededores, colocando en el espacio la casa de los Austen y las de sus vecinos. No es baladí este acertado comienzo, puesto que las novelas de Jane tienen en la vecindad uno de sus elementos más sustanciales. Las relaciones entre los vecinos, las interacciones entre ellos, la conveniencia de mantener las buenas formas, las descripciones de los encuentros en una comunidad muy cerrada, son fundamentales. No esperemos de ella relatos pormenorizados de elementos de la naturaleza, moblajes, ni siquiera descripciones físicas de los personajes más allá de una leve pincelada. Pero, aún así, qué bien los conocemos a todos, cómo los entendemos, cómo somos capaces de descubrir las reacciones que tendrán ante determinados sucesos. Este relato de lo cotidiano enlaza con el mundo de las emociones, de los sentimientos, algo en lo que Austen es una verdadera maestra. 

En el libro, además, bonitas ilustraciones de lugares y personajes reales que formaron parte de su vida  y que, seguramente, estaban en el fondo de aquello que contaba. Como todos los escritores su universo era el universo de su palabra y en su vida, en su entorno, en su infancia y en su juventud, encontró Jane el vivero de temas más completo que podía imaginar. Es muy interesante lo que la autora de la biografía describe en torno a la vida de escritora de Jane, con sus publicaciones, sus avatares editoriales, sus ganancias, sus sinsabores, su actitud alegre y dispuesta para casi todo...

Repito. Esta es una biografía para iniciados. No se puede entender si no se han leído antes todos los libros de Jane. Todos. Porque las referencias a ellos son constantes, como no puede ser de otra forma. Por eso, la recomiendo encarecidamente a todas y todos los austenianos que en el mundo son. Y, si aún no lo eres, no sé a qué esperas para descubrir a una de las mentes más inteligentes, ingeniosas, divertidas, observadoras y sensatas que la literatura nos ofrece. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes