Ir al contenido principal

Georges et Philippe

La editorial dÉpoca está llevando a cabo un rescate meritorio de obras literarias olvidadas. Obras que, en la mayoría de los casos, tuvieron enorme éxito en su momento pero que el paso del tiempo ha borrado de la memoria y de los anaqueles de los lectores. En el caso de esta obra que comentamos hay que destacar una circunstancia. Su autor, periodista y novelista, contemporáneo de Zola y del naturalismo, tuvo que convivir con el amor de los públicos y la hostilidad de los críticos, que rechazaron su obra porque la consideraban anacrónica. Esto de la crítica daría para mucho. En cuántas ocasiones esa crítica aniquila la labor literaria, o, al menos, la oculta, la ningunea. Para nuestro autor eso tuvo que ser difícil. En todo caso no le impidió gozar al menos veinte años del favor de los lectores y de su fidelidad, así como dedicarse en serio, de manera profesional, sistemática, al oficio de escritor. 

Bueno será, por tanto, dedicar esta entrada a la memoria de quién ha estado sepultado en el olvido. Georges Ohnet nació en París en 1848, dentro de una familia burguesa y acomodada. Esa burguesía será la clase social que protagonice sus obras, constituyendo un contrapunto a los textos de los escritores naturalistas que situaron en el epicentro a las clases más populares y desfavorecidas. Ohnet vivió en un ambiente familiar dominado por la cultura y la ciencia, tuvo una buena formación escolar y estudió leyes, que era la carrera más común para una persona con capacidad y buena disposición en ese tiempo. Fue abogado y periodista, columnista por más señas. Ser columnista dota a quién realiza este trabajo de una serie de hábitos muy recomendables para el escritor, por ejemplo, el propio oficio de escribir, la disciplina. Comenzó escribiendo obras dramáticas pero luego fue la novela el terreno al que más tiempo dedicó. Así desarrolló una serie narrativa llamada Les batailles de la vie. Dentro de dicha serie es Philippe Derblay o Amor y orgullo, su obra maestra. Fue publicada en 1882. 

El favor de los lectores, que fue inmediato, no se correspondió con la aceptación de la crítica ni de sus colegas escritores, que podrían incluso estar celoso de ese éxito. Sin embargo, Ohnet permaneció ajeno a la crítica y a los desdenes, enfrascado en su labor literaria, convencido de su camino como escritor, fiel a sus ideas y su forma de escribir. No fue ajeno, sin embargo, a las tensiones sociales que se vivían entonces, pues las incluyó en sus novelas, retratando la lucha de clases entre una aristocracia decadente y una pujante burguesía a la que su familia pertenecía. El éxito de la novela fue tal que se convirtió, asimismo, en una obra de teatro, adaptada por el propio autor. 

La reseña de contenido de la obra nos presenta a Claire de Beaulieu, aristócrata joven, hermosa y enamorada de un primo arruinado y libertino, que la deja desairada al comprometerse con una joven sin títulos pero muy rica. Claire, por despecho, se compromete con un ingeniero y propietario de una siderurgia, el joven Philippe Derblay. He aquí el arranque argumental que pondrá en escena amores, venganzas, odios, dinero, pasión, poder, orgullo, todo un cóctel de sentimientos y emociones que el autor desgrana a lo largo de las páginas impregnando al lector hasta el final. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes