Clásicos juveniles: Las tiras de Mafalda


Durante muchos años, mis hermanas y yo compramos y leímos las tiras de Mafalda, que, presentadas en pequeños libros de formato rectangular, nos hacían pensar al tiempo que reír con su punto de vista especial y crítico acerca del mundo y de sus gentes. 

Mafalda, sus padres, su hermano pequeño (Guille), sus amigos (Susanita, Felipe, Manolito), su maestra...Todos ellos aparecían reflejados en los dibujos y los textos que su autor, Quino, fue publicando a lo largo del tiempo. Mafalda y sus amigos hablaban de política, de ideas, del mundo, de relaciones humanas, de conflictos personales y familiares, de todo aquello que preocupa al ser humano. A Mafalda no le gusta la sopa, le aburren ciertas cosas que, se supone, debe hacer y le atrae, sobre todo, hablar, discutir, polemizar, opinar... Como ocurre con mucha literatura, supuestamente juvenil o infantil, las tiras de Mafalda pueden leerse desde muchos prismas, desde muchos puntos de vista. Hace unos años se recopilaron esas tiras en un libro "Todo Mafalda" que recomiendo desde aquí a los profesores y a los alumnos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

Historia de un narcisista: incapaz de amar

El verano es (también) tiempo de lecturas

Los tres golpes de Tomás de Perrate

"Diario de una soledad" de May Sarton

La cara más oculta de la vida