Ir al contenido principal

"Estío" de Edith Wharton


Todos los veranos, durante nuestra estancia en El Puerto de Santa María, vamos a Jerez, al Corte Inglés que hay en esta ciudad. Y, aunque parezca raro, existe en ese gran almacén una librería interesante. Puedes llegar y pedir libros no demasiado usuales, no solamente los best-sellers que se presentan en los carteles anunciadores o en los expositores de la entrada. En esta ocasión buscaba yo un libro de Impedimenta, del que ya os he hablado, La bailarina.

He aquí que el señor que me atendió en la librería me condujo, con cara de satisfacción, a un estante donde estaban, no solamente este libro, sino muchos de los publicados por Impedimenta. También aparecían allí otras editoriales menos usuales, entre ellas, Acantilado, que tiene cosas muy interesantes. Y, revolviendo por el estante, encontré algo que no buscaba y que ni siquiera sabía que existía pero que tuve que llevarme como quien se lleva un tesoro.

Se trata de un libro de la editorial Veintisieteletras, escrito por mi admirada Edith Wharton y titulado "Estío". Esta es la traducción al español, mucho más ajustada al sentido de "Summer" que la palabra "Verano". Un siglo exacto hace que se publicó en su versión original, justamente en el año 1917.

Este libro es fantástico, muy bonito en su diseño y con una historia tan bien escrita como todas las de esta autora, con personajes potentes y con esa forma de contar tan característica de Edith Wharton. De ella ha dicho Harold Bloom (de quien tengo pendiente de leer un libro que tiene mi hijo entre sus últimas compras):"Ninguna novelista norteamericana, de cualquier raza o ideología, puede compararse en eminencia estética a Edith Wharton".

Ella, norteamerica de Nueva York, nacida en 1862, fue una mujer de exquisita sensibilidad, muy independiente para su tiempo (y para el nuestro), que frecuentó los salones literarios de Francia, donde vivió y murió, pues era una amante total de Europa y de la cultura europea, de la forma en que algunos norteamericanos se dejan seducir por la civilización. Edith Wharton recibió en 1920 el Premio Pulitzer por su obra, ya comentada aqui y maravillosa (no dejes de leerla) "La edad de la inocencia" (ese seductor Newland Archer y esa misteriosa condesa Olenska...), siendo la primera mujer en lograr ese galardón.

"Estío" es un libro especial. La primera frase ya te impulsa a leerlo:

Una muchacha salió de la casa del abogado Royall, al final de la única calle de North Dormer, y se detuvo en el escalón de la puerta. Era el comienzo de una tarde de Junio.

A partir de aquí se desarrolla la acción. La protagonista de "Estío" es Charity Royal y, en torno a ella, un paisaje difícil en el que las vivencias y sentimientos parecen no tener demasiado lugar, empeñados como están todos en sobrevivir a la vida diaria. En los libros de Wharton hay una constante lucha entre el deber y el querer, entre las convenciones sociales y el impulso de las emociones y sentimientos. Por eso sus personajes son tremendamente humanos y representan lo más hondo de la naturaleza en lo que se refiere a conducta, deseos, sensaciones, búsquedas y renuncias. La condesa Olenska de "La edad de la inocencia" era una mujer de clase alta, subyugante, evocadora, llena de atractivo. Charity Royall es una chica normal, que vive una existencia anodina, pero que tiene la enorme capacidad de sentirse dueña de sus sueños y de no renunciar a ellos. La fortaleza de las mujeres, protagonistas de la mayoría de sus obras, es otro de los elementos clave de la obra de Edith Wharton, que era muy sensible al universo femenino.

En ese pequeño pueblo de las colinas de Berkshire, en Massachussets, se desarrolla la vida de la protagonista. Su tutor, el abogado Royal, la tiene en acogimiento, porque ella es hija de padres desconocidos y no conoce su origen. Cuando llega al pueblo un joven arquitecto, elegante y seductor, llamado Lucius Harney, ella siente que su hora del amor acaba de iniciarse. La sexualidad, la pasión, la vida de pareja, en suma. Su ingenuidad va pareja a su audacia y su aire conmovedor al desafío que plantea en la lucha por ser feliz.

Leer un libro de Edith Wharton es un placer inenarrable. No solo por su forma de escribir, limpia, sin aristas, pero, al tiempo, depurada, sensible y llena de matices, sino por la mirada que esboza y que lanza en sus libros, una mirada comprensiva, intuitiva y observadora. Nos hace sentirnos espectadores privilegiados de escenas, paisajes, personajes y encuentros que, de otro modo, no podríamos contemplar en toda nuestra vida. Imprescindible lectura, esta y el resto de sus libros.

Estío, Edith Wharton. Editorial veintisieteletras. Traducción de Diana Falcón Zás. Primera edición junio de 2011. Diseño de cubierta David Sueiro. Foto de cubierta: retrato de Evelyn Nesbit, Gertrude Kasebier. Título original Summers. 1917. 

Comentarios

Leyendo en La Ina ha dicho que…
Hola, solo recomendarte una estupenda librería en Jerez, está en el centro, C/ Equilaz, muy cerca de la calle larga. Se llama La Luna Nueva Libros. Estupenda en atención y en fondo.
Caty León ha dicho que…
Ah, pues muchas gracias por tu recomendación. Intentaremos pasarnos por allí antes de terminar nuestra estancia en El Puerto. Saludos cordiales
PONS Idiomas ha dicho que…
Hola, quizás os interese saber que tenemos una colección que incluye el relato 'The Other Two' de Edith Wharton en versión original conjuntamente con el relato 'Parson’s Pleasure' de Roald Dahl.

El formato de esta colección es innovador porque permite leer directamente la obra en inglés sin necesidad de usar el diccionario al integrarse un glosario en cada página.

Tenéis más info de este relato y de la colección Read&Listen en http://bit.ly/ojRTWA

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes